Noticias
Editorial española publica novela de Alfredo Armas Alfonso
Comparte este contenido con tus amigos

Este resto de llanto que me queda, novela escrita por el venezolano Alfredo Armas Alfonso en 1985, acaba de ser publicada por el sello Thule, de Barcelona (España) como parte de su colección La Vida Breve, dedicada a novelas de corta extensión.

La novela fue presentada en Caracas el martes 8 de marzo en la Librería El Buscón, del Trasnocho Cultural del Paseo Las Mercedes, por el crítico Rafael Castillo Zapata, quien analiza actualmente, y por encargo de la fundación que lleva el nombre del escritor, las tres versiones de esta obra dejadas por Armas Alfonso.

Este resto de llanto que me queda es una novela de amor, autobiográfica, en la que Armas Alfonzo —Sixto, en la novela— comparte la trama con Josefina Arredondo, la protagonista nunca olvidada.

Alfredo Armas Alfonso nació en Clarines, en el Bajo Unare del oriente venezolano, el 6 de agosto de 1921. Uno de los escritores venezolanos más prolíficos del siglo XX y precursor de lo que luego se llamaría “realismo mágico”, se inició muy tempranamente como periodista. Ya en 1943, a los 22 años, era corresponsal de El Nacional para el oriente de Venezuela y fue columnista de ese diario hasta 1990, año de su fallecimiento.

Por más de una década se desempeñó como director de las revistas El Farol y Nosotros, de la Creole Petroleum Corporation, a las que renunció en 1963 para crear la Dirección de Cultura de la Universidad de Oriente. Su obra narrativa está contenida en 25 libros, publicados entre 1949 y 1990. La Biblioteca Ayacucho editó, en 1993, el volumen antológico El osario de Dios y otros textos.

Durante su vida sólo llegó a ver dos obras suyas editadas en el exterior: Los lamederos del diablo, cuentos, Tumminelli, Roma, 1956; y Cuentos, antología editada por Casa de las Américas, La Habana, 1976. Algunos de sus cuentos están traducidos al ruso, al checo, al francés, al italiano y al inglés.

Tras su muerte, sus hijos, creadores de la Fundación Alfredo Armas Alfonzo, se han dado a la tarea de clasificar los numerosos papeles del escritor, de publicar su obra en una hermosa colección y de difundirla en el extranjero, afán éste que se ha visto recompensado con la inclusión de sus relatos en antologías publicadas en España y Argentina.

Thule Ediciones apuesta a la narrativa breve. Su director José Díaz explica que, al igual que la Isla de la que el sello ha tomado su nombre (donde el mar dejó de ser navegable pues se convirtió en hielo) pretende, también, ser una isla en el mundo editorial: la isla del microrrelato, de la novela corta, en definitiva de la microficción, considerándola la literatura del futuro.

La editorial inició su incursión en el microrrelato con la colección de libros impermeables, lanzada el verano pasado, convirtiendo al libro en el compañero inseparable del lector vacacionista, a la orilla del mar o de la piscina entre otros paisajes, con los títulos Todo tiempo futuro fue peor del argentino Raúl Brasca y Con tinta sangre del chileno Juan Armando Epple.

La Feria del Libro en Guadalajara, en noviembre pasado, fue el escenario para que los libros impermeables probaran sus virtudes en tierra americana, con dos nuevos títulos, Andanada, de Luis Britto García, y Del aire al aire, de Rogelio Guedea.

Además de la Colección Micromundos, ofrece su catálogo la Colección Trampantojo dedicada al libro ilustrado, con tres títulos ya editados. La colección La Vida Breve es el tercer brazo al que apuesta Thule, para seguir ganando lectores en España, con autores mayoritariamente latinoamericanos, pues reconocen el capital literario que representan éstos en el acontecer mundial.