Noticias
Murió en Argentina
la investigadora Isabel Aretz
Comparte este contenido con tus amigos

El jueves 2 de junio falleció en la población argentina de San Isidro la compositora y etnomusicóloga Isabel Aretz. Contaba con 96 años de edad y había dedicado gran parte de su vida a la investigación de las tradiciones venezolanas. Aretz fue sepultada el viernes 3 en el panteón de Sadaic en el Cementerio de Chacarita.

Nacida en Buenos Aires el 14 de abril de 1909, Aretz realizó estudios musicales en el Conservatorio Nacional, donde estudió composición, piano y pedagogía musical. En 1967 obtuvo el doctorado en música, especialidad musicología, en la Universidad Católica Argentina. Estudió antropología con José Imbelloni y etnografía con Enrique Palavecino en el Museo de Ciencias de la capital sureña, y perfeccionó sus conocimientos de instrumentación con el destacado compositor brasileño Héctor Villa-Lobos, gracias a una beca otorgada por él mismo.

En 1947 viajó por primera vez a Venezuela para organizar la Sección de Música del Servicio de Investigaciones Folklóricas, creado pocos meses antes por Juan Liscano. Hizo otros viajes por diferentes regiones de Venezuela en compañía de Luis Felipe Ramón y Rivera, con quien se casó, adoptando la ciudadanía venezolana.

En 1966 obtuvo una beca Guggenheim, que la llevó a recorrer buena parte del continente al rescate de las melodías autóctonas. Su trabajo con Liscano y con su esposo la convirtió en pionera en la difusión de su campo de investigación, con la creación del Instituto Interamericano de Etnomusicología y Folklore (Inidef), con el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA). Hoy esa institución se conoce como Fundación de Etnomusicología y Folklore (Fundef), y fue presidida por Aretz entre 1990 y 1995. También fue cofundadora de la Orquesta de Instrumentos Latinoamericanos (Odila).

En los 70, Aretz fue docente en universidades de México y Colombia. Fundó cátedras sobre etnomusicología en varios países y colaboró en revistas especializadas: su labor docente en el Inidef (1971-1982) le permitió formar una pléyade de discípulos que trabajan en todo el continente.

Fue, además, profesora de etnomusicología de la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela y dictó cursos de cultura y tradición oral para el doctorado en Ciencias Sociales de la misma universidad. La investigación en etnomusicología y folklore se compendia en una cuantiosa producción de libros, monografías y artículos que traslucen un laborioso estudio de los materiales obtenidos en los viajes de investigación cumplidos en América y África. Muchos de ellos han merecido el reconocimiento de sociedades y organismos internacionales. Como compositora dio un tratamiento contemporáneo y latinoamericano a sus obras, por lo que fue merecedora de diversos premios nacionales y municipales.

Uno de sus últimos trabajos fue el libro Música prehispánica de las altas culturas andinas, publicado en 2003 y en el que, a partir de unos pocos vestigios que han sobrevivido al paso de los siglos, Aretz intentó adivinar cómo sería la música que creaban los nativos americanos antes de la llegada de los españoles.