Noticias
Fallece el escritor puertorriqueño Enrique Laguerre
Comparte este contenido con tus amigos

El escritor Enrique Laguerre falleció el jueves 16 de junio mientras dormía en su residencia en San Juan, Puerto Rico, a los 99 años, según informó su representante, Angie Vázquez. También ensayista, dramaturgo, profesor universitario, poeta, conferenciante y crítico literario, Laguerre era considerado el novelista puertorriqueño más prolífico.

Publicó las novelas La llamarada (1935), Solar Montoya (1941), El 30 de febrero (1943), La resaca (1949), Los dedos de la mano (1951), La ceiba en el tiesto (1956), El laberinto (1959), Cauce sin río: diario de mi generación (1962), El fuego y su aire (1970), Los amos benévolos (1976), Infiernos privados (1986), Por boca de caracoles (1990), Los gemelos (1992), Proa libre sobre mar gruesa (1995) y Contrapunto de soledades (1999).

Además había publicado los libros de teatro y crítica literaria La resentida (1949), Antología de cuentos puertorriqueños (1954), Pulso de Puerto Rico (1956), La responsabilidad de un profesor universitario (1963), Polos de la cultura iberoamericana (1977), El jíbaro de Puerto Rico: símbolo y figura (1968; con Esther Melón), La poesía modernista en Puerto Rico (1969) y Enrique Laguerre habla sobre nuestras bibliotecas (1959). En 1962 se publicaron sus Obras completas.

El escritor fue durante 30 años catedrático en el departamento de Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico, cuya dirección ejerció. Más tarde dirigió igual departamento en la Universidad Católica, fue profesor en el Queens College de Nueva York y trabajó como experto para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Igualmente, fue presidente de la junta de directores del Instituto de Cultura Puertorriqueña y miembro de diversas academias, y entre ellas fue numerario de la Academia Puertorriqueña de la Lengua y correspondiente de la Real Academia Española. La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades lo declaró Humanista del Año en 1985 y fue nominado para el premio Nobel de Literatura en 1999.

El viernes 17, los restos de Laguerre se expusieron en el Ateneo Puertorriqueño en San Juan, flanqueado por dos grandes banderas de Puerto Rico y anaqueles de libros antiguos. El sábado, los restos fueron incinerados y, según su última voluntad, sus cenizas fueron esparcidas sobre el Palacete Los Moreau, ubicado en el municipio de Moca (noroeste), donde nació el 15 de julio de 1905.

Con motivo de su centenario, que se disponía a celebrar el próximo viernes 15, el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe presentará la colección Enrique A. Laguerre: Cien años de vida, 1905-2005, que reúne en cuatro volúmenes sus quince novelas, con la particularidad de que, en lugar de presentarlas en el orden cronológico en que fueron publicadas, lo hace siguiendo el orden histórico de las mismas. Las novelas de Laguerre recorren el desarrollo político social de Puerto Rico desde 1700 hasta la década de 1990.