Noticias
Carlos Fuentes defiende en Berlín a la novela

Comparte este contenido con tus amigos

El escritor mexicano Carlos Fuentes, premio Cervantes 1987, hizo el martes 6 de septiembre una encendida defensa de la novela como género literario, alentando el diálogo y rechazando el choque de las civilizaciones en el mundo, al inaugurar el V Festival Internacional de Literatura de Berlín con un discurso redactado íntegramente en inglés.

“Hablo como escritor en lengua castellana procedente de un continente que es íbero, indio y mestizo, negro y mulato, atlántico y pacífico, mediterráneo y caribeño, cristiano, árabe y judío, griego y latino”, afirmó Fuentes en su mensaje inaugural, sugestivamente llamado “Elogio de la novela”.

“Si soy fiel a los avances, pero sobre todo a los propósitos, a las conquistas tanto como a las posibilidades de mi propia cultura, no puedo aceptar que vivamos un choque de civilizaciones, porque todas las que acabo de evocar son mías, no chocando, sino hablando, dialogando, disputando para entender, comunicando en mi misma alma la relatividad de todo triunfalismo y toda resignación (...)”, agregó el escritor mexicano, quien inauguró el festival junto con el ensayista y poeta alemán Hans Magnus Enzensberger, quien por su parte leyó obras de Stevens Wallace, homenajeando a este poeta estadounidense con motivo del quincuagésimo aniversario de su fallecimiento.

El autor de Aura también destacó la imperecedera vigencia de Don Quijote de La Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra, como “longseller por oposición al bestseller”, en el cuarto centenario de su primera publicación en 1605. “La humanidad prevalecerá, y lo hará porque, pese a los accidentes de la historia, la novela nos cuenta que el arte restaura en nosotros la vida que fue pasada por alto por el paso apresurado de la historia”, subrayó.

Evocó a Milan Kundera para explicar que un novelista “pertenece a una gran tradición, más que a su país o a su lengua nativa, en la que Rabelais, Cervantes, Sterne y Diderot son parte de la misma familia”. Se refería a la familia que propagaba Goethe, la literatura mundial o “Weltliteratur” que cada escritor cultiva independientemente de las literaturas nacionales que —añadía Goethe— “han dejado de representar alguna cosa de importancia”. Cervantes, en cambio, “pertenece a una tradición de la que él no puede hablar”, deudora de Erasmo y enemiga de la Contrarreforma, pues en el Quijote “la falta de autor apenas disfraza el rechazo a la autoridad”.

Fuentes llamó a “celebrar el punto de encuentro de todas ellas, el lugar del habla y del pensamiento y de la memoria y la imaginación que cada uno de nosotros lleva consigo, pidiéndonos que participemos en un diálogo de civilizaciones y que neguemos el fin de la historia”.

En una España decadente, sin la riqueza cultural y económica de los judíos y los árabes, Cervantes, pues, “respondió a la sociedad degradada de su tiempo con la imaginación crítica”. Fuentes ve a la sociedad de hoy igualmente degradada y reivindica por eso la voluntad de “responder al paso de la historia con la pasión por la literatura”. Los excesos en gastos militares y la estupidez de ideologías como “el fin de la historia” o “el choque de civilizaciones” no deben afrontarse con la “beatitud pasiva” en la que caemos a menudo. “Estamos todos en el mismo barco”, dijo en medio de una marejada de aplausos.

En el mundo de hoy podemos ser “esclavos de imágenes hipnóticas que no hemos escogido” o “alegres robots que se divierten hasta la muerte”, pero no deberíamos olvidar, destacó, el poder del lenguaje como “la fundación de la cultura, la puerta de la experiencia, el techo de la imaginación, el sótano de la memoria, la recámara del amor y, sobre todo, la ventana abierta al aire de la duda, la incertidumbre y la inquietud”.

El Festival de Literatura de Berlín, clausurado este sábado 17, contó con la participación de 150 autores en los más de 300 actos especiales en los que se leyó novelas, poesías, relatos, cuentos y ensayos contemporáneos ante más de 135.000 espectadores en total, según explicaron los organizadores.

Entre los escritores que acudieron a este festival literario están Dana Gioia, Doris Lessing, Arno Lustiger, Kazuo Ishiguro, Kenzaburo Oe, Jonathan Safran Foer, Antoine Raybaud, C.K. Williams, Martin Walser y Joachim Fest. De América Latina participaron Soledad Álvarez (República Dominicana), Chloe Aridjis (México), Juan Felipe Herrera (Estados Unidos, de origen mexicano), Arturo Fontaine (Chile) y Raúl Rivero (Cuba).

Fuentes: Diario de Yucatán, Diario del Istmo