Noticias
AG Porta gana el Café Gijón de Novela

Comparte este contenido con tus amigos

El escritor catalán Antoni García Porta, o AG Porta (Barcelona, 1954) ganó la LIV edición del Premio de Novela Café Gijón 2005 con su libro Cazadores de no mundos, según se anunció el pasado jueves 15. El fallo del premio, convocado por el Ayuntamiento de Gijón y dotado con 18.000 euros y la publicación de la novela ganadora, fue dado a conocer en un acto celebrado en el Café Gijón del madrileño paseo de Recoletos. El año pasado había sido ganado por Lázaro Covaldo, con Criaturas de la noche.

Porta, que ya se había presentado a este certamen con su primer libro, Consejos de un discípulo de Morrison y un fanático de Joyce (Premio Ámbito Literario de Narrativa 1984), que escribió junto a su amigo Roberto Bolaño, señaló que ésta es una novela ambiciosa y arriesgada y en la que ha trabajado durante diez años. “El título obedece a esos mundos quiméricos que van persiguiendo los protagonistas”, añadió.

La alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, fue la encargada de proclamar el vencedor durante un acto que tuvo lugar en el propio Café Gijón del madrileño Paseo de Recoletos. El jurado, presidido por la escritora Rosa Regàs e integrado por José María Guelbenzu, Mercedes Monmany, Marcos Giralt y Ponç Puigdevall, destacó “la extraordinaria densidad literaria” de la obra.

Regàs, a la sazón directora de la Biblioteca Nacional, afirmó que el jurado no había tenido grandes problemas al elegir al ganador. “No ha habido un gran debate, todos estábamos convencidos y llegamos a la misma conclusión”, añadió. Asimismo, destacó “el riesgo en la construcción formal de la novela”.

Entrevistado por el periódico La Voz de Asturias, Porta dijo haberse sentido sorprendido por el premio. “Cuando vi que se presentaban 254 novelas me dije: ‘Otra vez será’ ”. Agregó que, sin embargo, siempre se tiene “la esperanza de que pase. El escritor que no es de éxito (supongo que los que tienen éxito piensan todo lo contrario), que escribe en su casa, recibe buenas críticas y ahí se acaba todo. No te encuentras lectores por la calle que te digan que les gustó la novela y eso reconforta. A todos nos ocurre lo mismo”.

Cazadores de no mundos, la obra con la que se adjudicó el galardón, es, según él mismo, una novela “un poco enrevesada” en la que confluyen al final, tras discurrir en paralelo durante la mayoría de sus páginas, varias historias. “Todo arranca con la historia de amor entre un viejo guitarrista y su joven amante (una pianista precoz que en realidad quiere ser escritora). En realidad, se trata de una novela de espejos. El escritor escribe una novela en la que aparece la niña y ella a su vez también escribe. Hay un punto de novela policíaca e incluso de ciencia ficción. La historia que escribe la niña se llama No mundo y describe un mundo paralelo, pero el título responde a que todos los personajes son buscadores de quimeras”.

Sobre la novela que en los 80 escribiera con el hoy fallecido Roberto Bolaño, explicó que la misma “surgió de manera espontánea. Éramos amigos y escribimos esta novela y un cuento que igual se publica algún día, aunque planteamos otros proyectos. No la considero una gran novela pero se dijo que avanzaba el tema de Pulp Fiction por lo bestia”.

El premio Café Gijón para novelas cortas fue instituido en 1949 por el actor Fernando Fernán-Gómez y un grupo de tertulianos del célebre café. Posteriormente, hasta llegar a 1975, el establecimiento hostelero fue el encargado de convocar el premio, pero sin garantizar la publicación de la novela ganadora.

En los ochenta se produjeron efímeros intentos de recuperación, en 1983 y 1984 con el patrocinio de Radio Cadena Española y Polar Ediciones, y en 1988 con el respaldo de Plaza & Janés. Finalmente, en 1989, tras una pausa debida a la remodelación de las instalaciones del café, el Ayuntamiento de Gijón decidió dar un nuevo impulso a este premio, abandonando ya la especificación de novela breve y con un considerable aumento de su dotación económica.

Desde su creación, reconocidos autores como Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Eduardo Mendicutti y José Carlos Somoza han pasado a formar parte de la lista de agraciados con el premio.

En esta edición de 2005, de los 254 originales presentados —6 menos que el año pasado—, 172 pertenecían a autores españoles, 25 han procedido de otros países y de 57 se desconoce su origen geográfico, al estar bajo plica. De Argentina llegaron 5 novelas, 3 de Cuba, 2 de Alemania, Chile y Francia y 1 de Brasil, Ecuador, Estados Unidos, Holanda, Israel, Marruecos, México, Perú, Puerto Rico, Suecia y Uruguay.

Fuentes: ABC, Europa Press, La Voz de Asturias