Noticias
Paraguay otorga Premio Nacional
de Literatura a Rubén Bareiro Saguier
Un letraliano entre los finalistas

Comparte este contenido con tus amigos

El pasado 28 de octubre, el doctor José Antonio Moreno Ruffinelli, integrante del jurado del Premio Nacional de Literatura de Paraguay, informó que el ganador es el escritor Rubén Bareiro Saguier (Villeta del Guarnipitán, Cundinamarca, 1930), por su libro de cuentos La rosa azul. En el acto estuvo presente también el senador Carlos Filizzola, presidente del Congreso paraguayo.

Bareiro Saguier recibirá en la ceremonia de entrega, que se realizará este mes, alrededor de 55 millones de guaraníes, de manos del presidente de la República, Nicanor Duarte Frutos. Su libro, favorecido entre un total de 47 publicaciones postuladas, es una colección de cuentos “que habla de todo tipo de hechos, algunos políticos, otros de la vida personal del escritor, e incluso contiene cuentos de tipo contestatario”, según lo describió Osvaldo González Real, representante de Escritoras Paraguayas Asociadas (EPA).

Los miembros del jurado que concedió por unanimidad el premio son José Antonio Moreno Ruffinelli, de la Academia Paraguaya de la Lengua Española; Osvaldo González Real, por Escritoras Paraguayas Asociadas; Beatriz Rodríguez-Alcalá, por la Academia Paraguaya de la Historia —presentes en el acto de comunicación en el Congreso—; Nila López, por el Ministerio de Educación y Cultura y el senador José Nicolás Morínigo, por el Senado.

Las menciones de honor son para las obras El túnel del tiempo, de María Eugenia Garay; La rebelión demorada, de Jacobo Rauskin; y La paciencia de Celestino Leiva, de Helio Vera, este último un letraliano cuyo cuento “Angola” salió publicado en nuestra edición 43.

Bareiro Saguier comenzó su carrera literaria escribiendo poemas que con gran lirismo expresaban un mundo intuitivo, lleno de nostalgias y fantasmas familiares, como se vio en su libro Biografía del ausente (1964), al que siguieron otros poemarios, como A la víbora de la mar (1977) o Estancias, errancias, querencias (1985). En 1971 obtuvo el Premio Casa de las Américas por su libro de cuentos Ojo por diente (1973), género al que también pertenece El séptimo pétalo del viento (1984). Desde hace años vive en París, donde ha publicado ensayos sobre la literatura paraguaya y sus autores, como Literatura guaraní del Paraguay (1980), Augusto Roa Bastos, semana de autor (1986) y Augusto Roa Bastos, caídas y resurrecciones de un pueblo (1989).

El escritor aseguró que recibir este galardón le ha causado “mucha emoción”, según indicó a la prensa paraguaya. “Hace unos días, hurgando entre mis papeles, encontré unos poemas de estudiante. Es una prueba de que hay destinos encarados desde la adolescencia. Pertenezco a una generación que no tuvo muchas oportunidades. No había estímulos. Estábamos, además, proscriptos. Este premio quizás sea el mérito de persistir en una vocación”.

Aunque esa vocación es a la palabra escrita y a la literatura, Bareiro Saguier matizó que “es, sobre todo una fidelidad a la palabra —enseñando, denunciando y, obviamente, escribiendo— que en la cultura guaraní era esencial”.

El autor contó cómo su destino literario tuvo mucho que ver con una gastroenteritis que contrajo al año y medio de edad, en una época en que esta enfermedad era fatal. “Me dieron por muerto. Hay que ver si amanece, dijo el médico. Y amanecí. No podía jugar al fútbol aunque sí al tóky y a las figuritas, pero nada más. Tenía que buscar algo alternativo. Ahí fue que empecé a escribir. Soñé entonces despierto y dormido”.

Fuentes: Última Hora, El Poder de la Palabra, Neike