Noticias
Cierra la Feria de Guadalajara con balance positivo

Comparte este contenido con tus amigos

La XIX Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que se desarrolló entre el 26 de noviembre y el 3 de diciembre, arrojó un balance positivo, según resaltaron sus autoridades en una conferencia de prensa celebrada el domingo 4. Destacaron la presencia de Perú, el crecimiento de la participación en el Salón de Derechos y las actividades programadas para celebrar en 2006 el 20º aniversario de la feria, con Andalucía como invitado de honor.

Una de las actividades más concurridas fue la inauguración del Salón Literario, el domingo 27 de noviembre, en la que la escritora estadounidense Toni Morrison, ganadora del premio Nobel 1993, leyó ante el público el primer capítulo de su novela Beloved, inspirada en una noticia sobre una madre que asesinó a sus hijos para que no sufrieran de la esclavitud en la que ella había crecido.

En el intercambio posterior de preguntas, la autora, cuyo verdadero nombre es Chloe Anthony Wofford, explicó que tomó su seudónimo durante la universidad, porque sus compañeros no podían pronunciar su nombre y adoptó el diminutivo de su apellido.

Habló también de su vocación literaria con la que, dijo, busca ejercer el mayor grado posible de libertad. “Ahí sólo mando yo, yo creo, decido, y ésa es parte constante de la búsqueda. Pero también quiero compartir un lenguaje, crear esa intimidad, la cercanía que siento con los libros que leo y admiro”.

Cuestionada sobre su opinión de la FIL Guadalajara, que visita por primera vez, Morrison dijo que le pareció “muy impresionante, he ido a muchas ferias en todo el mundo, de ésta me impresiona su tamaño, su organización. Me impresionó particularmente la calidad de las presentaciones y los discursos de las personas que me presentaron, y cómo mantienen un lazo abierto con autores de diversos países”.

Dijo que rechazaba el título de vocera literaria de la comunidad afroamericana. “Uno de los méritos del Movimiento de Derechos Civiles fue lograr que distintos grupos clamaran por sus derechos”, dijo. Las minorías raciales, las mujeres, lo han logrado, señaló, “y no sé cómo sea en otros países, pero en Estados Unidos hay olas de nueva literatura que son importantes: literatura asiática, literatura chicana, y ese cambio es fundamental para nuestra cultura y la cultura en general, porque la enriquecen”. Añadió que este multiculturalismo ha cambiado radicalmente el rostro de la cultura y subrayó: “ya nunca nada volverá a ser igual”.

Cuestionada sobre los cánones literarios y en concreto sobre el canon de Harold Bloom, Morrison dijo que aunque “Bloom es un hombre encantador, estuve con él la semana pasada, es una persona literariamente conservadora, que pertenece a un grupo de estudiosos que temen cualquier penetración de otras culturas, simple y sencillamente porque no las conocen”.

La Premio Nobel de Literatura señaló que quienes siguen los cánones olvidan que éstos son resultado de una selección interesada. Lo que ahora es el canon inglés es resultado de una selección pensada para educar a la clase trabajadora inglesa, “los aristócratas no leen esos libros, porque hablan sobre ellos. Ellos se mandan hacer retratos y escribir historias sobre ellos”, dijo.

Al dar su opinión sobre la prensa estadounidense y el papel que ha jugado en la guerra de Irak, Morrison fue tajante: “La prensa ha sido siempre un brazo del gobierno. La televisión y la radio pertenecen a grandes corporativos, que son lo mismo que el gobierno y tienen un enorme poder. Son ellos quienes deciden qué vemos, qué escuchamos y qué leemos. Pero recientemente hemos atestiguado el surgimiento de un periodismo de investigación de gran profundidad que aborda temas como la guerra, el acta patriótica y que han llegado al público y a los medios a través de Internet”.

Ante la pregunta de si Irak será otro Vietnam para Estados Unidos, dijo “espero que no. Pero claramente hay similitudes con otras guerras que ha hecho Estados Unidos, que son sólo pretextos para combatir el comunismo, el terrorismo o cualquier ismo, pero en realidad sólo buscan que Estados Unidos extienda sus adquisiciones. Si realmente estuvieran interesados en buscar a los culpables del 11 de septiembre, se habrían enfocado en otra cosa, se habrían preguntado ¿qué recursos son valiosos en Afganistán?, ¿qué recursos son valiosos en Irak?”. Dijo buscar en su vocación total libertad para sí, un lugar en el que uno dice qué hacer y donde uno mismo pone sus reglas.

En el marco de la feria se entregó, el 2 de diciembre, el XIV Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez, que fue ganado por Lizeth Arauz Velasco, colaboradora de las revistas Rolling Stone y Play Boy, y Rafael Gandhi Magaña, reportero de Público, en fotorreportaje y prensa escrita, respectivamente. La categoría de radio fue declarada desierta.

“Mirar hacia arriba. Los enanos toreros”, serie presentada por Lizeth Arauz Velasco, fue galardonada en fotorreportaje, por su coherencia en su narrativa visual así como por las cualidades técnicas de sus imágenes.

En prensa escrita, el jurado integrado por Andrés de Luna, Salvador Camarena y Fabrizio Mejía-Madrid, decidió premiar por unanimidad el trabajo “Peleas de gallos: muertes que conceden orgullo”, presentado por Rafael Gandhi Magaña Moreno, colaborador del periódico Público, de Guadalajara. El jurado decidió asimismo otorgar una mención honorífica al trabajo presentado bajo el título “Voces en la niebla”, del periodista Luis Aguilar.

El jurado de esta categoría exhortó tanto a la comunidad periodística nacional como a los encargados del Premio, para que en las futuras ediciones de este certamen sea mayor el número de trabajos de calidad que sean sometidos al mismo. “Esto con el único afán de que el Premio Fernando Benítez siga siendo la cita por excelencia de lo mejor del periodismo cultural mexicano”, indicó Salvador Camarena al leer el acta resolutiva del jurado.

Alicia Cañedo, Javier Aranda Luna y Virgilio Dante Caballero, jurados de la categoría de periodismo radiofónico, expresaron su preocupación “por la baja calidad de los trabajos presentados a concurso” y sugirió que en las próximas convocatorias se establezcan explícitamente los criterios básicos de calidad a cubrir por los aspirantes al premio, para elevar la calidad del mismo. Cada categoría del premio está dotada con 50 mil pesos.

El jurado hizo un reconocimiento postmortem a la trayectoria del periodista Emilio Ebergeny “por su destacada tarea de divulgación de la cultura en la radio”, durante casi cuatro décadas, y propuso al Comité Técnico del Premio que dedique el próximo certamen al análisis y la reflexión alrededor de su trabajo.

En la conferencia en la que se analizó los resultados del evento, se indicó que cerca de 500 mil personas ingresaron a la Expo Guadalajara para visitar los stands de las 1.614 editoriales representadas, que expusieron al público más de 280.000 títulos diferentes, lo que constituye la principal muestra de libros en español en el mundo, informó Raúl Padilla López, presidente del evento. Lo acompañaron en el presidium José Trinidad Padilla López, rector general de la Universidad de Guadalajara (UdG); José Alberto Carreón, embajador de Perú en México, y Nubia Macías Navarro, directora general de la FIL.

Entre otros datos, se ventiló que acudieron 15.537 profesionales del libro, entre editores, libreros, bibliotecarios, distribuidores y agentes literarios. Los agentes literarios asistieron en un porcentaje 56% superior al año pasado, algo significativo porque hasta hace algunos años la Feria del Libro de Frankfurt era la única que vendía derechos de autor. “Nos da mucho gusto que Guadalajara se esté constituyendo en la Feria para importantes transacciones y negociaciones”, dijo.

Agregó que en el marco de la FIL se realizaron ventas por 25 millones de dólares a profesionales y casi diez millones de dólares al público. Mencionó también que la actividad dejó unos 25 millones de dólares entre la ocupación hotelera y el consumo de servicios. El costo de realización de la Feria este año fue de 41 millones de pesos, mientras que los ingresos equivalen a 43 millones.

El IV Salón del Libro se consolidó, al mostrar 4.000 títulos de novedades editoriales, seleccionadas por editores de Estados Unidos y México, con lo que se facilita la adquisición de libros a los bibliotecarios. Este año también hubo respuesta de escuelas para surtir sus bibliotecas.

FIL Niños tuvo una afluencia importante, con la presencia de más de 80.000 pequeños asistentes y la apertura de un tercer turno de atención para los talleres y espectáculos. 138 escuelas visitaron esta área, para disfrutar de las 2.226 actividades programadas a lo largo de nueve días, así como de los 167 espectáculos y actividades especiales que se realizaron. FIL Joven, como cada año, atendió a un grupo numeroso y entusiasta que participó en 36 actividades, entre las que destacaron las reuniones con Tomás Segovia y con Fernando Savater.

Sobre la presencia de la delegación del Perú, el país invitado de honor organizó más de 81 actividades literarias, académicas y presentaciones artísticas, con algunos de sus más destacados exponentes como la cantante Tania Libertad, el guitarrista Raúl Zárate, los rockeros de Sarita y Manuel Miranda, quien presentó su espectáculo de jazz-fusión. Destacaron además las exposiciones de Fernando de Szyszlo, La Comisión de la verdad. La presencia de Perú fue notoria en la FIL, con la nutrida presencia de su delegación literaria, integrada por 50 escritores como Mario Vargas Llosa, Alfredo Bryce Echenique, Fernando Ampuero y Santiago Roncagliolo, entre otros.

Respecto a la presencia de Andalucía enmarcandola celebración de los 20 años de la feria, se adelantó que asistirá con un completo programa editorial y académico en el que tendrán un destacado protagonismo el centenario de Francisco Ayala, el aniversario de Juan Ramón Jiménez, la Generación del 27, la literatura del exilio o figuras universales de la cultura andaluza como Pablo Picasso. La oferta de la comunidad andaluza se completará con exposiciones, montajes de teatro y danza, conciertos con el flamenco como protagonista, degustaciones gastronómicas, propuestas de turismo y ocio, entre otras.

Estas actividades tendrán como escenario un pabellón de más de 1.500 metros cuadrados del recinto ferial, pero también se extenderá a otros espacios de Guadalajara como el Museo de las Artes, el Teatro Degollado, el Auditorio de La Explanada, el Teatro Diana, el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara y el Centro Cultural de España, en Ciudad de México.

“Los números redondos siempre dan un buen pretexto para que la fiesta continúe”, indicó Nubia Macías, directora de la FIL, quien habló sobre los planes para festejar el 20º aniversario de la FIL el año entrante. Éstos incluirán actividades literarias, un festival de poesía y un encuentro académico, así como la publicación de un libro de aniversario que “está trabajando un grupo de personas en Guadalajara y en el que escribirán los propios protagonistas de la feria, es decir los escritores y profesionales del libro que nos visitan cada año”, dijo.

Raúl Padilla también habló sobre los planes que Expo Guadalajara tiene para ampliar su superficie de exposición, algo que, admitió, le vendrá muy bien a la feria, ya que el recinto ferial, considerado uno de los más grandes de Latinoamérica, ya es insuficiente: “simplemente, este año, 37 editoriales se quedaron fuera por falta de lugar”. Las necesidades de crecimiento de la FIL equivalen al 25 % de lo que se tiene actualmente, concluyó.

Fuente: Prensa FIL