Noticias
Documental revela que García Lorca
fue asesinado por un familiar

Comparte este contenido con tus amigos

El documental Lorca, el mar deja de moverse, cuyo rodaje finalizó el pasado 27 de julio bajo la dirección de Emilio Ruiz Barrachina, trata de aglutinar todas las teorías existentes hasta ahora en libros, películas y declaraciones de allegados e historiadores, sobre el fallecimiento del autor granadino del que este mes se cumplen 70 años.

La película, de 100 minutos de duración, incluye una grabación hasta el momento inédita y realizada en secreto en la que el enterrador Manuel Castilla Blanco revela el paradero de los restos del poeta.

Según el documental, la muerte del poeta “nació” en el seno de su propia familia y Juan Luis Trescastros Medina, casado con una prima lejana del padre de Federico y dramaturgo de Fuentevaqueros, sería el autor material de su muerte. Trescastros —quien paradójicamente se encuentra sepultado en un pabellón de la familia Lorca— no tenía problemas en ir contando que le había pegado “dos tiros en el culo por maricón”.

“Era un run run en la zona, entre los más viejos de Valderrubios y Fuentevaqueros”, ha dicho Ruiz Barrachina, quien añadió que el filme se realizó en dos años y medio y está basado en investigaciones del hispanista Ian Gibson y en las más recientes de Miquel Caballero y Pilar Góngora, a raíz de nuevos documentos aparecidos en los últimos cinco años, que no habían salido antes a la luz.

Las investigaciones de Gibson ya involucraban a la familia Rosales en la muerte de Lorca el 19 de agosto de 1936, un mes después del alzamiento de los nacionales. Pero ahora se confirma que, en efecto, su muerte “nace en el entorno familiar”, como dijo Ruiz Barrachina.

Gibson, cuya presencia es clave en el documental, se mostró reivindicativo durante la presentación del filme: “Hay millones de personas en todo el mundo que aman la figura y aman al hombre. Y tienen derecho a saber dónde está enterrado. Desde fuera, la actitud del Partido Popular se ve como una aberración: no se entiende que un gobierno católico impidiera al pueblo buscar a sus muertos. Hablamos de uno de los grandes genios hispánicos de todos los tiempos”.

La película analiza, procurando mantener la objetividad, las últimas horas de la vida de Federico García Lorca y el posterior devenir de las familias Rosales y Lorca. “El mar deja de moverse” es la definición que el poeta daba sobre el asesinato en un verso de Poeta en Nueva York. El documental se estrenará en septiembre.

Según el documental, desde el siglo XIX la familia García Rodríguez y las familias Roldán y Alba, “las tres grandes familias de caciques de la Vega de Granada”, según el propio director, mantenían viejas rencillas familiares, discusiones por repartos de tierras compradas a medias, o por sus distintas tendencias y ambiciones políticas, pues los Lorca eran republicanos y los Roldán de Acción Popular; a todo lo cual se suman la homofobia y la represión que se vivía entonces.

En 1936 aparece La casa de Bernarda Alba, una obra “escrita con mala baba”, como dijo Ruiz Barrachina, en la que el poeta “fotografía” a estas familias con las que la suya mantenía enemistades como “una venganza personal por muchos años de pleitos”. Según el cineasta, el haber publicado esta obra “con mucha retranca y mala leche y donde hace una radiografía de los Alba, parientes de los Roldán”, “tiene mucho que ver” con su muerte.

El asesinato del poeta siempre se ha considerado “tabú” en la familia Lorca y nunca se ha hablado del tema, según contaba Laura García Lorca al director del documental. Durante 70 años, la familia García Lorca ha mantenido un comedido silencio, igual que algunos de los miembros de la familia Rosales.

En la película se analizan los errores que tanto la familia Lorca como la familia Rosales cometieron, así como la persecución a la que se vieron sometidos, unos y otros, desde el Gobierno Civil y la Falange, de la que algunos hermanos Rosales eran miembros dirigentes.

Los estudios precedentes y los rumores sobre la ubicación del cadáver dieron las claves de este nuevo enfoque. “Nuestra línea de investigación no es la única válida ni es paralela a otras, se tocan en varios puntos. La muerte de Lorca fue consecuencia de varios factores, no sólo políticos, sino también de índole personal”, afirmó el director.

En la investigación “es la primera vez que se contempla la homofobia como un componente político, decisivo para su asesinato. Incluso la izquierda intentó ocultar su homosexualidad cuando tuvo la oportunidad de reivindicar la verdad. Un mártir de la izquierda no podía ser homosexual”, añadió Ruiz Barrachina.

Ruiz Barrachina, además de director de cine, es escritor. Después de pasar diez años en Latinoamérica como periodista, desempeñando cargos como el de reportero del Servicio para América Latina de la BBC, regresó a España en 1997.

Ha publicado las novelas Calamarí (1998), A la sombra de los sueños (2000, adaptada al cine por él mismo en 2004), El arco de la luna (2001, ganadora del X Premio Internacional de Novela Luis Berenguer), No te olvides de matarme (2004) y La Venta del Paraíso (2006). Además ha publicado los ensayos Brujos, reyes e inquisidores (2003), Tinta y piedra, Boom (2005) y Le ordeno a usted que me quiera (2006).

Amigo del pintor Salvador Dalí y del cineasta Luis Buñuel, entre otros, Lorca se convirtió en el escritor español más famoso del siglo XX y entre sus obras se cuentan Primer romancero gitano, Poeta en Nueva York, Bodas de sangre y Yerma.

Fuentes: BlogdecineDPALa Nueva EspañaTélam