Noticias
Álex Rigola adaptará para el teatro
la novela 2666, de Bolaño
Comparte este contenido con tus amigos

El director del Teatre Lliure de Barcelona, Álex Rigola, anunció en Berlín el pasado 25 de agosto que adaptará al teatro la última novela del fallecido escritor chileno Roberto Bolaño, 2666, cuyos derechos adquirió a su viuda.

Rigola dijo que trabaja “codo a codo” con Pablo Ley, ex crítico del diario El País, en la adaptación. Explicó que para poder resumir “las 1.600 páginas de 2666 en dos horas” de función tiene que “diseccionar bien lo que quería contar el autor, hacer una columna vertebral y buscar un camino para contarlo” al espectador.

Roberto Bolaño nació en 1953 y su vida transcurrió entre Chile, donde pasó sus primeros años; México en donde vivió su adolescencia; y España, donde se radicó de forma permanente a finales de los años 70. En ese mismo país falleció el 15 de julio de 2003, como consecuencia de una insuficiencia hepática.

Rigola habló con la prensa en la capital alemana mientras participaba en el Festival Brecht, donde el jueves por la noche estrenó en catalán con subtítulos en alemán su versión de Santa Juana de los Mataderos, en el Berliner Ensemble, el teatro que dirigió el dramaturgo alemán.

El Teatre Lliure conmemora así el 50º aniversario de la muerte de Brecht (1898-1956) con la representación en catalán de la subversiva versión de Rigola, a la que el público berlinés dedicó en su estreno un caluroso aplauso. La compañía superó con creces el reto de ser la primera formación española en actuar en el Berliner Ensemble, uno de los más prestigiosos escenarios en lengua germana, ante un público buen conocedor de la obra del dramaturgo alemán y con la dificultad de hacerlo además en catalán y con subtítulos en alemán.

Aunque Rigola recibió por esta puesta en escena el premio para jóvenes directores del Festival de Salzburg 2004, reconoció después del estreno que estaban asustados ante el hecho de actuar “en una catedral del teatro como es Berlín y en casa de Bertolt Brecht”. Para templar los nervios, la compañía hizo antes una visita a su tumba en el cementerio de Dorotea de la Chausseestrasse de Berlín, situado junto a la casa del dramaturgo.

En el programa del Festival, los organizadores definían esta Santa Juana catalana como “una puesta en escena en las antípodas de la de Claus Peymann (director del Berliner Ensemble), que se ha representado 50 veces” en este teatro. “Después del estreno, Peymann me ha dicho que le ha gustado mucho pero que Brecht nunca lo hubiera hecho así”, explicó Rigola.

La vanguardista versión de Rigola (con pinchadiscos, guitarras eléctricas y cámaras de vídeo en el escenario) pegaba, en un principio más, en teatros como la Volksbühne o la Schaubühne. Sin embargo, los brechtianos aplaudieron la versión en catalán de Santa Juana de los mataderos, que Brecht escribiera entre 1929 y 1930 al hilo de los acontecimientos históricos del crack bursátil del 29.

Fuentes: EFEMálaga Hoy