Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

Caí

Anoche caí,
Sílaba a sílaba aterricé en tu nombre,
Desplacé las soberbias letras
Y despojé esa tilde molestosa

Anoche perdí,
Me amarró ese quinteto infame de letras
Protegiéndose, atacándome

Y yo sola ahí...
Sin palabras
Frente a la gran palabra aquella,
Esa que ya no articulo
Que mi boca no dice
Que mi mano no toca

Anoche caí en tu nombre
Entre calles y desbordes

 

Disfraz de verso

A veces me visto de poesía
Y disfrazo montañas y mares
Juego a que mi corazón se rompe
A que lloro infinitamente, a los malestares...

A veces me visto de poesía
Y pienso que lo que digo lo invento
Que vivo en armonía
Que sólo juego a que siento

Hay veces también,
Que desvisto mis instintos,
Que descubro mis males,
Que descascaro mi blando corazón
Y lloro...

Es entonces,
Cuando escribo una poesía,
Sin importar la rima, la ortografía,
Y disfrazo lo que siento,
Con mediocres versos...

 

Duele

Duele,
No se dónde pero duele
No se qué, pero duele

Duele,
Sutilmente duele
Raudamente duele

Duele no se dónde
Duele no se por qué
Duele no se cómo
Pero sé que duele

Duele aquí y allá
Duele por dentro y por fuera
Duele en la cama y el mar
Duele tanto...
Tanto duele...

Duele la espera y la sorpresa
Duele la risa y la ira...
Irá ese dolor no se dónde
Cayendo encerrado en una gota,
Cayendo disfrazado y aguado

Duele no se cuánto...
¡pero cuánto duele!

 

En mi cabeza

Te escribo para informarte
Que ya hasta el pelo me has cansado...

Que no te extrañe pues
que —un día—
Hasta la puerta de tu casa avance la policía
Y te ate tus lindas manos con tu desteñida corbata

Y te digan que te arrestan:
“invasión a la propiedad privada”

Que no te extrañe te digo,
Que me he dado el tiempo de avisarte
Que tienes mis rincones invadidos,
Que no intentas ya soltarte

Te escribo para informarte
Que ya hasta el pelo me has cansado
Y que cometiste el peor delito:
Vivir en mi cabeza es un pecado

 

Maldito café...

Una mañana más,
El sol hace rato esperaba que el agua humeara ya cansada,
La taza azul, la taza verde
La taza azul...

Una cucharada de café,
Dos sacarinas,
Nada de azúcar, porque la taza verde no está...
Un poco de leche, sólo un poco
(Para la taza azul)

Café con leche, en esa mesa
Con una silla,
Para qué más,
Si la taza verde no está...

Por culpa de ese maldito café...
Recordé que ya no está para tostar el pan
Que se fue...
Preparo un té

 

No me importa

A mí no me interesa mirarte y saber quién eres,
Saber con perfección qué guardan esos ojos secos

No me interesa que al saludarte sonrías
Y yo me acuerde
(inevitablemente)
De cómo sonreías entonces
En ese entonces...

No me importa si es que callas,
Si es que miras sin mirar
Y si intentas evitar
Lo que solíamos soñar

No me importa,
Lo juro,
No me importa,
Lo pido,
No me importa,
Quisiera...