El regreso del caracol
“Los días contados”, de Arnulfo Quintero LópezLos días contados
Arnulfo Quintero López

Comparte este contenido con tus amigos

Poesía
Editorial Gitanjali/Conac
Mérida, 2005
Depósito legal: LF007420058004658
246 páginas

“¿Morir?... / Pero si nada hay más bello en su hora / —frente al muro— / que los serenos ojos de los moribundos, / anegados por su propio silencio...”. Así le canta a la muerte el poeta venezolano Fernando Paz Castillo en su extenso poema “El muro”, una de cuyas estrofas reza: “Porque no hay muerte sino vida / del lado allá del canto, del lado allá del vuelo, / del lado allá del tiempo”.

Parafraseando estos versos, Arnulfo Quintero López publicó hace poco más de tres lustros su primer poemario: Del lado allá del vuelo, del lado allá del canto, del lado allá del tiempo (1990). Compuesto por poemas y textos en prosa poética, el libro es un repaso del autor por las fuentes de una melancolía que le hace decretar “en estado de sitio la esperanza” y proclamar: “Posiblemente yo muera una tarde, no en París como Vallejo, pero sí con lluvia y la tristeza de haberte visto regresar desde el círculo sin haber adivinado el por qué de mis pasos”.

Desde 1990, fecha en que apareció ese primer libro, Quintero López ha publicado otros cinco: Versos de la Taberna del Camino del Olvido (1995), Como un rayito de luna (2000), La esencia del hueso perdido (2004), Adverbios y azares (2004) y De la noche y otros lugares (2004). Todos están contenidos en Los días contados, un recorrido por la obra de este poeta de pluma reposada y, a la vez, vibrante.

Quintero no deja de cantarle a la vida, transpuesto el tono pesaroso de su primer libro. Ya el primero de sus Versos de la Taberna del Camino del Olvido invoca la celebración permanente de la vida: “A esta edad / pasados los cuarenta / alto, gordo y hermoso / me celebro // Desnudo / me muestro / al mundo / como grano / de trigo / e invito / a mis amigos / que embriaguen / sus sentidos / y dignifiquen / por favor / la irreverencia”.

Ambas cadencias se entrelazarán a lo largo de la obra del poeta, proceso que se puede verificar libro tras libro. En Adverbios y azares, donde adopta un lenguaje sentencioso que recuerda al de un patriarca bíblico, puede cantarle al amor y a la poesía: “La mujer que comparte el lecho de un poeta / y lo llena de amor, / ha simplificado su camino al cielo. / En verdad les digo / en mortales brazos sufrirá / el hastío de los siglos”; pero también puede ser impetuoso: “Quien justifica las ofensas es un cobarde / Por eso les digo: / cuando te peguen en la mejilla derecha / pon la mejilla izquierda y cuando / el muy desgraciado también te pegue en ella, / saca tu revólver y dale un tiro en la cabeza”.

Nacido en Anaco, Anzoátegui, en 1949, Arnulfo Quintero López es actualmente vocero de la Red Nacional de Escritores. Comparte la lid poética con el derecho y reside en Barinas, de cuyo Instituto de Cultura y Bellas Artes es presidente. Ha sido, además, profesor de pregrado y posgrado en la especialidad de derecho laboral. La publicación de esta antología es una gran noticia para quienes, como nosotros, siguen con atención la obra de este autor que a mediados de los 90 declaraba: “El fuego / promulga / la síntesis / del beso”.

El regreso del caracol
Lo mejor de lo que nos llega por correo convencional es comentado en El regreso del caracol. Envíenos libros u otras publicaciones a:
Jorge Gómez Jiménez, revista Letralia. Calle La Victoria, Nº 03-16. Urbanización Francisco de Miranda (Fundacagua). Cagua 2122, estado Aragua (Venezuela).