Artículos y reportajes
“Cotidianos”, de María Gabriela AbealCotidianos, de María Gabriela Abeal

Comparte este contenido con tus amigos

Recién saliendo de la imprenta está el primer libro de poemas de la poeta argentina María Gabriela Abeal; su nombre, Cotidianos, llevado a la realidad de papel en agosto de 2007 por Ediciones de la Revista ICAM, en el estado Barinas de la República Bolivariana de Venezuela, bajo la tutela del poeta Alberto José Pérez. Esta joven autora, nacida en Mar del Plata en 1969, escribe desde la temprana edad de dieciséis años, pero sólo compartiéndolo con algunos familiares y amigos debido a lo tímido de su naturaleza. En 2005 se decide a mostrar su trabajo al público y es cuando comienza a participar en revistas literarias de su ciudad natal. Es incluida en la antología Los 4 elementos en Misiones y El Dorado. En marzo de este año recibe mención de honor en el Certamen Internacional de Cuento Breve y Poesía “Homenaje a la Poetisa Rosalía de Castro”.

En Cotidianos nos encontramos con una poesía sencilla. Sin arabescos complicados para dar sensación de profundidad o intelectualidad. Son palabras simples que hablan de valiosos sentimientos, de sucesos cotidianos que forman la vida diaria de seres comunes pero no por ello exentos de sentimientos profundos y verdaderos. Y, valga la comparación, me recuerda esa manera sencilla de los poemas de Mario Benedetti, que tan profundamente simples son. Así tenemos el poema “Capricho”, que dice:

Hoy
cuando di vuelta
el colchón
te busqué
bajo la cama.
Corrí
la cortina de la ducha
como en una
película de suspenso,
porque imaginé
que estabas ahí.
Me cambié, revisé los placares,
hasta
me acerqué al lavadero.
Cuando fui
a la heladera
por un vaso de leche,
pensé encontrarte
entre el yogur
y el queso untable.
Subí al taxi
para ir al trabajo
y observé la casa
como si fuera
por última vez.
Buscarte
es la enfermedad
de mis ojos.

Este poemario conjuga la contundencia, la concreción de sus frases con una suavidad y sutileza hasta espeluznantes. En una hermosa armonía de colores, imágenes, metáforas y sentimientos, María Gabriela Abeal nos muestra la posibilidad de una poesía hermosa, sabia, intensa, tierna, libre y profundamente sentida como el alma de los seres humanos. Obviamente no es un libro para cualquiera, es una lectura para los que no necesitan andar demostrando sabiduría, intelectualidad o cultura, sino que simplemente lo son. Es un libro para almas sencillas y delicadas que aprecian lo real, lo auténtico. Para almas sinceras capaces de amar y entregarse con todo su ser a un poema, una melodía o un amor.