Letras
Cuervos blancos

Comparte este contenido con tus amigos

Todos los días va el señor del paraguas a la librería
se va por la calle donde venden frutas y flores
en otras ocasiones camina en medio de las basuras
y juega al fútbol con la cabeza de una niña sin muñeca
también marcha por el bosque e imagina
y abre su paraguas al regreso de la librería
cuando le dicen que su libro de poemas.
a nadie le interesa.

 


 

Al frente de mi casa
el sol golpea su amarillo con violencia
los pájaros son asesinados
por las ventanas cerradas
y la oscuridad de la noche guarda
las primeras ausencias de su canto

 


 

Su nombre no era Gregorio Samsa
y él nunca escribió una carta al padre
tampoco guardaba los sobres del jabón
para ganarse un viaje lejos de los nazis
no era hermano de Grete
ni tenía capa de super hombre
lo que sí es cierto es que un día
su cuerpo fue transformado

 


 

Ellas disfrutaban estar juntas
salían a mirar las flores y las tractomulas
amaban el sol cuando había lluvia

Desde las ventanas las miraban:
las gentes, las moscas y la luna
la luna cantaba para ellas sus mejores noches
las moscas no saben del amor
las gentes tampoco.

 


 

Heredadme tus besos
esos que nunca fueron cuando estabas
ahora aunque amargos
como la música que te pudre
no me heredes tus miradas
nunca aprendí a coleccionar
cabezas de animales exóticos
si puedes heredadme el cielo
en la tierra nunca fuimos.

 


 

Solíamos ser felices
inventábamos flores y caballos
con la piel del cielo
corríamos detrás de los carros
o de las mariposas
sabíamos deslizarnos con la lluvia
sobre los tejados de zinc
y llegar primero que el olor del café
a orillas del viento.

 


 

Abrevié mi nombre de tu cuerpo
ni un solo rastro ni una sola huella
luego te fuiste en una boca sellada
como esas cartas que cruzan nuestros miedos
mientras te amaba te fuiste para siempre
y no hay un Dios que te detenga
nada antes del fuego de tus manos
que amarraban a mi espejo tu deseo.

 


 

Esos hombres viven desde siempre en una esquina
han cruzado el firmamento muchas veces
y saben hablar solos como si estuvieran felices
toman café y fuman mucho
hasta la llegada de la oscuridad