Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

Lima de los Malecones

Esta tarde
las luces
del parque
el tiempo
corroe
el mar
el acantilado
los corazones
mis manos
tus manos
esperan
silenciosas
el tiempo
de amar
en las playas
la neblina
cómo hiere
el mar
cómo hiere
el invierno
el rostro
de los
solitarios
es alegría
es melancolía
siempre
es Lima
de los
malecones.

Los versos
guardados
en un cajón
de madera
de lágrimas
también
intactas
las penas
del mundo
un ciego
en el rincón
de la plaza
hay momentos
que sueño
Barranco
sus casas
las calles
los bares
tenues
en la garúa
el camino
en tranvía
solo dura
15 minutos.

Caminar
desde Magdalena
caminar
en el dolor
en cada esquina
existe
un dolor
el sol
que se oculta
las piedras
que caen
por cada temblor
todos los años
vienen
modelos
fashion girls
damas de compañía
tristeza
en discotecas
ayer vi
los muertos
salir
reservados
sus derechos
de admisión
reservados
sus derechos
de lastimar.

Puente Villena
guardia
prohíbe
salvarse
prohibido
morir
un horror controlado
nadie entiende
la belleza
de la muerte
los payasos
parque Salazar
fumar
en la bruma
los policías
golpean
los borrachos
que bailan
en paso ebrio
pero
hermoso
no queda
más
sufrir en silencio
esconderse
en las calles
en la faz
de la luna
su reflejo
en el mar
de Lima
se distinguen
los rostros
de cada uno
de nuestros
corazones.

 

Lima

El mar del sur
la sal
y tu dolor
que atraviesa
las paredes
suavemente

Solo tú
en el mar
del sur.

Tú sabes
que sólo
escondes
el mar
del acantilado
solo
en el corazón.

 

La última misa

Moriremos esta noche juntos
abrazando la última misa
mientras del cielo de cúpula
caen restos de antiguos dolores
adobe, madera, lágrimas
los años pesan sobre nuestras cabezas
alguien preguntará si Dios
está en todos lados
el techo responde y es como la lluvia
Dios sólo queda en nuestros
corazones.

 

I

Hay en ti
algo más que
la flor

Y la flor
que nace sobre
tus ojos
es la flor
de nuestros
días.

 

II

Extraño tus manos
tu mirada
que pasea
por el parque

No temas
no hay lugar
en el que no habiten
tus ojos

ni siquiera
el más oscuro
de mis sueños.

 

III

Callas de silencio
en silencio
cualquier melodía
de cualquier noche
de verano.

 

IV

¿Cómo haces para
aparecer y desaparecer
del tiempo
aun cuando
el día no ha empezado
y ya se puede ver
tu mirada, a lo lejos
atravesando
los minutos?

 

V

Ingrato es el amor
aun más lo es el tiempo
lo sabes muy bien
tú que vives cabalgando
entre los años
entre los besos.

...

La noche ahoga los gemidos
inconfundibles de los amantes
como el sonido de una hoja seca
muriendo en el barro.

 

Luane

Te encontraré
en el acantilado
jugando con las piedras
jugando entre la bruma
desnuda
de cualquier amor.