Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

Deshojando calendarios

Una mañana, un crepúsculo, una noche,
          Y el reloj desgrana el tiempo.
Pasan estaciones, que pesan,
           colgando y descolgando sueños en atriles
Sueños que terminan,
              sueños que comienzan.
Péndulos de diciembres viejos.
Soy esclava del rigor del tiempo
              que se reparte en retazos de edades,
en secuencias, en instantes,
en partículas de terrón de azúcar,
                    salpicadas con pizcas de sal.
Calendario, fileteador de recuerdos,
                   de fotos amarillas,
                               de adúlteras lunas.

 

Desde que orilla

                    Brilla la luna
Que se asoma
                     Con su mueca pierrotesca
Descorre de sus ángulos
                       Las tentaciones incompletas
En la noche íntima
                        De su fiesta orgiástica.
Se revuelca en el mar
                          Y           penetra
En oleadas calientes
                          Con el bramido bestial
                                         Que se desboca.

 

Gruñido de crestas blancas

                Seducción de la marea
Agitando plumas
                 bocanadas de pájaros se relamen el pico
Apeteciendo        revolotean  desnutridos
                           glotones o viciosos.
Paladeo de aves
                    bramido de buque embrutecido
Profundo clava el arpón
                     en el ojal goloso
Ojos desabrochados
                      atrapan sortija
Tirantes cabriolas
                        desesperan coletazos
           Suicidio           de             escamas
Destellos de lentejuelas en la arena
vomitan borbotones de espuma salobre
entre enredos de algas
                          y líquenes gelatinosos
Esqueletos cáusticos
                           deja el sol moribundo.

 


 

Se han abierto las jaulas y las rejas
Gravitan rugiendo cuadrúpedos salvajes.
Buitres, anfibios, manojos de jilgueros
Soplan herejías desplumadas
Giran jadeantes alrededor de la sortija pasajera
El enjambre de la jungla
En cardenal punto incierto
Juega y finge a su antojo un naufragio
Y vertiginoso se descuaja
En la virginidad de una playa
Barriendo geométricos guijarros jades,
Y elevando túrgidos géiseres,
En un gestáltico mar adormecido.