Letras
Tres poemas

Comparte este contenido con tus amigos

I

Te dejé unas golosinas en el dormitorio.
Unos diarios y revistas
con las conocidas discusiones
votófilas de los políticos.
Sé que adoras hurgar los vaivenes del dólar,
y te cuelgas protestando
por la competitividad.

Sé que vas a decirme
que no llegamos al ocho con lo que nos queda,
y que si no fuéramos tan viejos
deberíamos irnos del país.

PD:
       Las golosinas
serán los besos al Venus del Alba
que leíste en el horóscopo.

 

II

Definitivamente fueron
los monstruos
de las láminas del “Rorschach”
los que volaron voluptuosos
sobre el humo de mis insomnios.

Se movían
arrastrando sus cadenas
a lo largo y a lo ancho de mis techos.
Dibujaron, estoy seguro,
esos rasguños
que hoy lloran gotas allí,
en el ángulo aquel de ese cuarto.

Quizás mañana,
cristalicen sobre el mantel
de la vacía mesa,
en el vacío comedor,
lejos de las cuentas
y de los libros...

 

III

Que respete tus silencios. /                        De la música de los mismos,
Que confíe en mis instintos./                     fabrico trampas para capturarte besos.
Que aprenda a compartir./                        Arriesgando mi paciencia,
                                                                            ya vetusta, ya demente.
Que controle mis impulsos                          Empuñando hiriente mi
y acate, aunque con libertad,                    frustrada autonomía,
el objetivo de pensar coherentemente,    intento disfrazarme de hombre adulto.
trazando nuevos planes. /
Y que así al fin pueda,
proponer al menos algo para la cena. /    Mas como niño sigo al menos intentando,
                                                                             Sublimarte en mis poesías.