Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

Soy un fantasma
busco tu cuerpo
corro
al rato
flotamos
rozamos
damos vueltas
me hundo
en lo más hondo.
Muero a la orilla
de tus senos.

 


 

Limpiamos a la carrera
el piso del cuarto
admiré tu cuerpo de ébano
no había sombras
columna inmóvil.
En ese lugar
te despojé la vestimenta
anduvimos meses años
uno tras el otro
tu allá yo aquí
pero nos amamos.

 


 

Yo, pecador de siempre
añoro el mes de mayo
en que adoré tu carne
por primera vez
deseo la mano tierna
la lengua que lame
suspiro sudor
cuerpo bañado
abierto como la flor
esperando los besos
con olor a incienso
y ramas de eucalipto.

 


 

Se entrecierran mis ojos
aún puedo verla
mas no tocarla
el agua corre por la regadera
cual bautizo de Jesús
me dejabas tocar
dulce cuello muslos morenos
mordí la manzana
silencio
tiemblo ante lo desconocido
anhelo de nuevo esa esperanza
vuelve desnuda
compañera de la infancia.

 


 

Retorno a la calidez de la comarca

cotúas, garzas, corocoras
yantan en la laguna

fuego y humo
tierra yerma

braman reses
en la sabana desnuda de pasto

la muerte acecha en verano.
Mi árido corazón
necesita la llovizna.