Letras
Caracas en el viento
Extractos

Comparte este contenido con tus amigos

Las estrellas de diciembre

Las estrellas de diciembre
vienen del mar
transparentes como globos
de cristal
las estrellas del diciembre de Caracas
huelen a lo que huele
el mar.

¡Cómo brillan en el hondo firmamento!
¡Cómo giran en el viento!
¡Cómo en círculos de espuma
que no es dado percibir
nos enseñan el abscóndito misterio
del nacer
y del morir!

Sobre el Ávila que guarda la ciudad
las estrellas de diciembre se levantan
y nos dejan en los labios
sabor de sal.

Más allá del impalpable alhelí
más allá de la menguada arboladura
del ¿dónde voy? ¿qué hago aquí?
Las estrellas han venido
emergiendo del abismo que respira
detrás del verde alminar
¡Qué lejanas! ¡Qué imponentes!
¡Qué inasibles esas flores tan azules
que en la clara soledumbre de la noche
retan nuestra desnudez y nimiedad!

No sabemos quiénes somos
esta noche de diciembre
mientras caen en los cerros de Caracas
las estrellas que han venido
desde el mar.

 

Caminando

Ayer anduve toda la tarde. El cielo oscuro
era pequeño y quieto
los árboles de siempre
los viejos de sombreros arrugados
la esquina de los cines
—rostro de caramelo contraído
sobre las losas grises de la tarde—
¡Todo era tan distante!
Anchos pliegos de cera derretida
al paso trepidante de los buses
y mis manos jugando a no encontrarte
en este laberinto de Caracas
a las cinco, de rojos y amarillos
en las mujeres que huyen extraviadas
en los hombres clavados en la acera
jugando a no mirarte
comiendo chocolate de ceniza
rompiendo las vidrieras
tomándome a hurtadillas el último destello
del cielo de las cinco
jugando a no escucharte
tratando de quitarme de las suelas mojadas
las últimas estrellas.