Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

Mensaje genuino

Sientes la pertenencia
del dolor vecino
del amor próximo
de la injusticia
del desamor.
Desnudas sin pudor
tu propio encanto
tus puntos débiles
tus míseras pasiones
tus creencias y convicciones.
Divagas con seguridad
sobre temas triviales
en atrevido afán
por convertirlos en vitales.
Desgarras sin compasión
el propio corazón.
Fluyen manantiales
excitando la sensibilidad.
Navegas por ellos
zozobras.
Nadas en contra
de la correntada
pero siempre a favor
de la palabra.
Sudas emociones.
Finalizas el mensaje.
Esbozas exhausto
el rostro imaginario
del destinatario.
Él
se interna en tus venas
con sutiles pasos
humedece tu alma
y te anuncia
que el mensaje
ya ha llegado.

 

Palabras

Las palabras
nacieron con el hombre
se reproducen
se transforman
se unen
se desligan.
Las palabras
abren caminos
convocan almas
generan sensaciones
describen bellezas
cuentan horrores.
Ellas sobreviven
al holocausto
a la barbarie
al desatino.
Denuncian.
Las palabras
tienen la virtud
de la misericordia
trasformándose
en historias.

 

Vuelos

Los pájaros
colman
expanden,
emergen
memorias
con resguardo.
Tibios recuerdos
sumergen
las visiones de antaño.
Vidas prestadas
entre líneas
dibujan códigos,
amalgaman.
Vidas soñadas
entre signos
exclaman sentido,
vierten bocanadas,
susurrando destinos,
ilusionando almas.
Vidas pequeñas,
auténticas, se dilatan.
La simplicidad
ha ganado la batalla.

 

Valija vacía

Cuando llegue la partida
envolveré en mi valija
los recuerdos, mis anhelos
y una pequeña vasija.
Cuando llegue la partida
acumularé en mi valija
afectos, amores sabios
y ternura que recibió mi vida.
Cuando llegue la partida
estarán intactos mis sueños,
algunos habré cumplido
y otros acunaré a destiempo.
Cuando llegue la partida
yo no quiero despedidas,
pues tan sólo voy y vengo
por las estelares brisas,
dejo la pesada carga
y vuelvo con mi valija vacía.

 

Dulces melodías

Mi pecho se expande.
Mis manos laxas
esperan gozosas
la llegada del Alba.
Sensaciones vibrantes
colores desconocidos
emanan sutilmente.
Se incorporan
poco a poco
a los ríos navegables
de mi alma.
Sentido de la existencia.
Dulces melodías
que trascienden
se apoderan de mí.
Yace la cabeza
sobre la almohada.
Mi tierno corazón
ha redoblado su marcha.
Ya las manos
no están laxas,
desean atrapar
las dulces melodías,
robárselas al Alba,
para repartirlas
una a una entre
las entristecidas almas.

 

Devenir

Desde la piedra y el bronce
transitamos la libido
el timón, el desgarro
los aires ardientes
lo bueno, lo malo,
la impotencia y la omnisciencia.
Nazco al ocaso.
Atardecido es el aquí,
duermo en irreal fulgor
y me fragmento en juego de azar.
La lumbre prende y apaga
cuan pasión indiferente
para multiplicar lo evidente,
en el punto suspendido
yace lo eterno
de mi propia ilusión
cual saga de papel endurecido
tejiendo con rígidos hilos
mi Ser y el devenir.
Despiértame Señor
cuando el soplo furtivo
me permita transitar
sin límite lo divino.