Noticias
Recuperan espadín robado que perteneció al poeta Rubén Darío
Comparte este contenido con tus amigos

Tras un fuerte operativo, la Policía Nacional de Nicaragua recuperó en perfecto estado, el pasado 28 de julio, el histórico y valiosísimo espadín que forma parte de la indumentaria del traje diplomático del poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916), y que fuera sustraído de una vitrina el jueves 24 por personas desconocidas, en la sala de exhibición del Museo Archivo que lleva el nombre del poeta.

Los responsables del hurto fueron Francisco Isaac García Espinoza, de 19 años, alias “El Chino”, quien se encuentra prófugo de la justicia, y Franco Emmanuel Flores Calderón, de 20 años, estudiante de secundaria y habitante del barrio Sutiaba, quien se encuentra detenido en las cárceles preventivas de la Policía. Ambos pretendían vender el objeto robado a una chatarrera.

El espadín, que mide entre 80 y 90 centímetros, fue encontrado en perfecto estado, envuelto en papel periódico detrás de un ropero en la vivienda del detenido Flores Calderón, en el restaurante Los Pescaditos. Forma parte del traje diplomático que utilizó Darío ante la Corte de Alfonso XIII de España, durante su misión diplomática en 1908, y ha permanecido en poder del Museo Archivo desde 1984.

Flores Calderón manifestó que su participación consistió únicamente en esconder el objeto. “Francisco Isaac llegó a mi casa con la espada envuelta en papel periódico y me pidió que por favor se la guardara, que posteriormente la llegaría a traer; yo no tengo nada que ver con ese robo, el culpable es Isaac Francisco, la misma familia de él sabe que es ladrón, de haber sabido, no la agarro”, expresó Flores Calderón ante las autoridades.

El comisionado Douglas Zeledón Largaespada, jefe de la Policía en León, se presentó a las 2:40 minutos de la tarde al Museo Archivo “Rubén Darío” para entregar personalmente el valiosísimo objeto sustraído por “ladrones comunes”.

Mientras tanto, Miguel Ángel Martínez Buitrago, administrador y responsable de informática en el museo, recibió el antiguo espadín e inmediatamente confirmó que se trataba del objeto sustraído. “Tiene el escudo nacional y la cacha metálica dorada, cubierta de madera”, aseveró. “Esto no fue un robo al museo, fue un robo al pueblo de Nicaragua, porque el espadín es un patrimonio de la nación”, agregó.

Socorro Buitrago Laínez, administradora del Museo Archivo “Rubén Darío”, aseguró que a partir de este momento la seguridad será reforzada. “Esto nos hace más celosos todavía, aunque mucha gente se molesta con la seguridad y el resguardo que tenemos, siempre hemos sido celosos, pero queda comprobado que debemos ser más cautelosos con el Patrimonio de la Nación que resguardamos en el museo”, dijo.

También señaló que después de 44 años, es la primera vez que ocurre una situación semejante. “Indiscutiblemente, tendremos que triplicar la seguridad en todo momento, además de buscar nuevas medidas de protección en coordinación con las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (Unan-León), instancia que proporciona apoyo en la administración del museo”, manifestó.

Zeledón Largaespada destacó que todavía se le está dando persecución a dos elementos sospechosos de haber participado en este robo. Sin embargo, aseguró que se trata de ladrones comunes, a quienes señaló como “consumidores de droga y licor”.

Jorge Eduardo Arellano, especialista en el estudio de la obra de Rubén Darío, señaló que lo más preciado que hay en el país del panida es su obra, y ésta debe conservarse, estudiarse y difundirse. “La obra de Rubén Darío, sobre todo aquella que aún se encuentra inédita, debe protegerse y estudiarse”, reconoció el especialista.

Lamentó que la Comisión Nacional de las obras completas de Rubén Darío, que preside el director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Luis Morales, y que fue formada a principios de año, sólo ha sesionado una vez. “Yo recomiendo que esta comisión debe ser reactivada para trabajar en pro de la obra de Darío, que es uno de nuestros mayores tesoros culturales”, concluyó.

Fuentes: El Nuevo Diario