Noticias
Una biblioteca infantil recorrerá Latinoamérica
Comparte este contenido con tus amigos

Los argentinos María Martina Echeverry, maestra jardinera y profesora de inglés, y Juan Martín Mondini, profesor de literatura, partieron del Obelisco de Buenos Aires el pasado 10 de abril a bordo de una camioneta “kombi” modelo 1980, equipada con cerca de mil libros haciendo las veces de biblioteca infantil, con la que recorrerán el continente con la idea de compartir el placer por la lectura y cumplir el sueño de conocer otras formas de vida.

Echeverry, quien pidió licencia sin goce de sueldo en su trabajo, y Mondini, quien debió renunciar porque no era titular, son novios, tienen treinta años y emprendieron la aventura de conocer 21 países subvencionándose con la venta de artesanías y remeras pintadas con el slogan “Amérika en Kombi”, escribiendo América con k para equipararlo con kombi.

Familiares, amigos y una decena de conductores de camionetas Kombis despidieron a Echeverry y Mondini, junto con grupos de turistas que se acercaron a fotografiarse y a saludar la iniciativa de los docentes bonaerenses, quienes dieron una vuelta simbólica alrededor del Obelisco.

“Este es un viaje de iniciación, un sueño propio..., pero además, de todos. Redescubrir América Latina y unir realidades a través de la literatura y la lectura, con una biblioteca infantil andante, será maravilloso. Nuestra idea es hacer talleres de lectura y escritura en cada escuelita por la que pasemos”, aseguró Mondini. “El hombre que vive y no sueña, por más que viva muchos años, es un mutilado de espíritu. Hay que realizar los sueños, acceder a su luz”, manifestó.

“El proyecto ‘Amérika en kombi” surgió a partir de la necesidad de unir dos de nuestras deseadas formas de vida: viajar conociendo pueblos y sus realidades, y compartir el placer por la lectura. Alguien escribió que ‘leer y escribir es andar’, y tal vez esa sea una de las razones de nuestro punto de partida”, agregó.

El objetivo es unir y redescubrir los pueblos latinoamericanos a través de talleres de lecturas en las distintas escuelitas perdidas que irán descubriendo en el recorrido, acercándoles a niños y adolescentes un poco de literatura argentina y a la vez, compartiendo experiencias de viaje. Los docentes hicieron su primera parada ese mismo día en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos.

Fuente: Telam