Letras
Textos

Comparte este contenido con tus amigos

A de Aistillisuus

LAS MONJAS hurgan entre sus senos. Tú hurgas entre mis piernas. Borracha absorbes la difusa luz de la siesta. ¿Lo sabe tu cuerpo?. Desconozco la boca alada que muestra tu reflejo, la lluvia azul que ofrece la faz de los mundos. Oigo voces apagadas. Bebo tu cuerpo extendido —tu sexo. Las huellas silenciosas de tus entrañas.

Y sólo al final, descubro tu NOMBRE.

 


 

B de Bordelli

MUÑECAS DE PAPEL caen sobre mi cabeza. Decenas de colores. Pasos y voces a mi lado. Son las niñas que CRIÉ. Las que AMÉ. Se juntan, se tocan. Se besan. Se desabrochan la ropa. Putas flacas en penumbra. Otro es su lenguaje. Un proyecto desesperado en la raíz del delirio.

 


 

C de Celsiusaste

DE LA PANTALLA que habla en blanco y negro / de las gargantas / de las bocas abiertas / del pan nuestro de cada día / del arte / de la madre / de la abuela / de la hija / de los tumores / de la enfermedad / de las últimas muñecas recortables / de la virginidad invadida por los cuerpos / de sentirte en mi piel / ENCERRADA EN LA 203.

 


 

Desde que nací vivo en un psiquiátrico. Me amamantaron aquí. Estoy postrada en una cama oxidada, vestida de blanco. Veo pasar a enfermeros, a médicos y algún despistado. La vida pasa en círculos rojos. Círculos de muerte. Prometo que no volveré a tomar pastillas, a cortarme las venas o a lanzarme al mar. Prometo que seré humana. Loca, loca, eres una maldita loca, eso es lo que me dicen todos los días. Nunca cambia nada, todos los días son iguales. No sé si algún día saldré de aquí.

 


 

Todas las noches espero que mi lenguaje sea coherente, que los personajes de mi mundo me permitan hablar.

Abrazo en silencio a la que ayer se suicidó. El tiempo se ha dormido. 1. 2. 3. Litio. Las dos nos hemos quedado inmóviles, una encima de la otra, una muerta y otra viva. Antiguamente sus ojos buscaron los míos. Yo no los vi.

 


 

Las damas amarillas vendrán esta tarde. Se acurrucarán como fetos envueltos en sangre. Buscarán mi dolor. Escarbarán dentro de mí y cuando lo hagan descubriré quién me enseñó a llorar. Mi respiración se acelera entre babas blancas.

 


 

Miedo de ser dos. De beberme y no hallarme.

 


 

Hoy he soñado que mis padres estaban muertos. El sol se ha desplomado hacia la tierra. Estoy desnuda ante los escombros que han quedado. A pocos pasos del amor.  Me siento agitada. Las máscaras de la noche, los espectros sonrientes, vienen hacia mí. Pasa el tiempo y me estremezco. Miro hacia atrás y veo el peso de mis muertos.

 


 

El dolor se queda agazapado como un feto. Hay serpientes rodeando mi cintura. Escorpiones colgados de mis orejas. El dolor escupe. Bebe de mí.

 


 

He engendrado a un muerto. Un niño que llora, un cuervo que grazna. La lluvia se vuelve copiosa. Su cara es horrible. Las sombras de la noche emiten ruegos y plegarias. Yo sueño con la niña de la flor azul.