Letras
Andén simulado
Extractos

Comparte este contenido con tus amigos

Estático, mudo, como el efímero muro que se descubre en la sobriedad del asfalto.

Amorío de sombra en cruce de calles, caída que pasma su aliento en el bullicio de la noche, ventana sorda que observa verticales vacíos, vaivén imaginario de estructura.

Pensamiento que circula fascinado por el deseo de esperar, palabra que se enreda en griterío de multitudes.

Muda, estática. Desde aquí memorizo un adiós

 


 

Es el olvido. Aquí nadie habla, nadie sueña. La horma de mis zapatos se desgasta en la enamorada vigilia del andén. La palabra se cuaja, funde sus presagios, recorre una y mil veces el pensamiento aventurado de la última sílaba. La estructura abandona la escena enamorada del caminante, es andén la palabra que pronuncia olvido. Aquí nadie me habla, nadie me sueña, espaldas acarician la manía ignorante de desconocerse en rostros ácidos, y yo, me hundo en el desgaste de la vértebra.

 


 

La casualidad jamás volvió a unirlos. Ha sido incesante el estruendo amoroso de la memoria y la impaciencia se ha convertido en un augurio de silencio. La ciudad se ha dedicado a hilvanar estructuras, bifurca sus verdades en parajes dulces donde el suspiro se confunde con la manía del jadeo. Es distancia, desencuentro que mantiene su equilibrio detrás de la palabra.