Noticias
Edgar Borges dedica su libro “a los mártires de la industria editorial”
Comparte este contenido con tus amigos

El escritor venezolano presentó ¿Quién mató al doble de Edgar Allan Poe? en la Librería Cervantes, de Oviedo (España).

El escritor venezolano Edgar Borges aprovechó la presentación de su nuevo libro, ¿Quién mató al doble de Edgar Allan Poe?, celebrada el pasado jueves 24 de septiembre, para dedicar su obra a todos los autores, que como Poe, “han padecido la política de consumo y de frivolización de la industria editorial”.

Borges ofreció en el Foro Abierto de la Librería Cervantes, en Oviedo (España), una lectura de su obra, además de la dramatización que el actor argentino Pablo Rosalía realizó del creador estadounidense.

¿Quién mató al doble de Edgar Allan Poe? (Grup Lobher, España, y Letralia, Venezuela; 2009) es una incursión en el imaginario del atormentado y celebrado escritor de “El cuervo”, quien se enfrenta a la llegada de un doble que aparece con la firme intención de plagiarle el relato “El gato negro”.

Víctima de un juicio popular, el verdadero Poe siente cómo, ante los ojos de todos, va perdiendo la autoría de la obra, por el simple hecho de no contar con la audacia del impostor (quien, según cuenta el relato, “parece un elegante señor que en lugar de poemas llevara facturas por cobrar en su maletín”).

Nacido en Caracas en 1966, Edgar Borges señaló que, en la actualidad, buena parte de los escritores han “aceptado el papel de modelos mediáticos de una industria que pide libros mediocres, libros de consuelo, libros de entretenimiento ligero, como si ahora ser escritor fuera sinónimo de ser domesticador de pueblos, contador de idioteces”.

El narrador aseguró que “Edgar Allan Poe, al igual que Robert Walter, Franz Kafka y tantos otros, fueron grandes mártires de una industria que, desde hace un buen tiempo, viene trabajando para producir dividendos y no arte”.

“Lo peor es que en pleno siglo XXI esta industria aplasta, con mayor descaro, la inventiva de los escritores y la capacidad de reflexión de los lectores. Hoy la batalla editorial es por ver quién publica el peor libro”, finalizó el escritor latinoamericano.