Noticias
Gibson no volverá a Granada si no se identifican restos de García Lorca
Comparte este contenido con tus amigos

Aunque los trabajos para localizar la fosa donde supuestamente yacen los restos del poeta Federico García Lorca, en Alfacar, Granada (España), comenzaron el pasado martes 22 de septiembre, la Consejería de Justicia de Andalucía advirtió el lunes 28 que deberá mantenerse “la confidencialidad de cualquier dato o información obtenida en el desarrollo de tales actuaciones”.

Será la Consejería de Justicia la que decidirá “sobre la publicidad de los mismos y la forma en que ha de llevarse a cabo”. Esta orden será la que rija a partir de ahora las excavaciones de este tipo de enterramientos que sean ordenadas y sufragadas por la Junta de Andalucía y, por tanto, regirá también en el caso de la fosa donde supuestamente están los restos de García Lorca.

Los ayuntamientos, las asociaciones de recuperación de la memoria histórica y los “descendientes directos de las víctimas” serán los que podrán solicitar el inicio del proceso de exhumación. Respecto al final de las excavaciones, el protocolo también establece lo que se hará con los restos de las personas asesinadas. En el caso de las personas identificadas se realizará lo que la familia decida. Y en el de los cuerpos no identificados “se inhumará en el cementerio de la población donde se halla la fosa”.

El departamento afirmó que no tiene intención de identificar los restos de García Lorca que presuntamente están en la fosa de Alfacar debido a la oposición de sus descendientes. La Consejería de Justicia informó que en este caso los restos de las personas que estén en este enterramiento y que no hayan sido reclamados por sus familiares no serán inhumados en el cementerio. Está previsto que sean devueltos a la fosa y se señale el lugar con algún tipo de monolito.

En cuanto a la posible oposición de algún descendiente, Justicia se reserva el derecho a ponderar esas opiniones y a decidir si se realiza la exhumación “total, parcial o la no realización de los trabajos”. En el protocolo también se señala que la Administración podrá declarar la ocupación temporal de los terrenos en los que se sospeche que hay un enterramiento.

Tras conocerse la decisión de la consejería, el hispanista irlandés Ian Gibson, experto en la obra y figura del autor de Romancero gitano, anunció que devolverá la Medalla de Andalucía que le concedió el gobierno andaluz en 1998 si los restos del poeta no son identificados tras la apertura de la fosa en la que supuestamente se halla y no se aclara si está allí. Gibson argumentó esa decisión, que de tomarla le “dolería profundamente”, en que el reconocimiento le fue otorgado por sus investigaciones sobre la obra y figura del poeta granadino.

“Si resulta que tras la apertura de la fosa devuelven los huesos a ella y no aclaran si Lorca estaba o no enterrado allí, la devolveré”, dijo Gibson, para quien sería “absolutamente grotesco” que concluido el proceso no se supiera si finalmente el poeta estaba enterrado en la fosa. En ese caso, agregó, no sólo devolvería la Medalla de Andalucía sino que no volvería a Granada.

Gibson considera que, si concluido el proceso de apertura de la fosa, la junta no aclara si estaba o no García Lorca en ella, continuarían “los bulos” sobre la localización exacta del poeta, que según sus investigaciones se halla en las inmediaciones del monolito erigido en su memoria en el parque Federico García Lorca de Alfacar.

Sobre la postura de la familia Lorca, que no es partidaria de la apertura aunque dice que no pondrán objeción a ella, Gibson lamenta que no haya entre sus miembros “ni una sola voz discrepante”.

Fuentes: EFEEl País