Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

En ciudades ajenas me reconozco
un poco rota eso sí,
pero segura de haber sido otra
de no ser únicamente quien soy ahora
transito con propiedad ciertas calles
un recuerdo no identificado
quema mi garganta           
comprendo idiomas nuevos y
adivino lo que van a decirme
la familiaridad de los rostros lo confirma:
he estado antes aquí.
Una sensación de hogar me embarga

 


 

Son pocas las calles de esta ciudad
Sin embargo,
eso no impide que me pierda cada vez que las transito
de nada vale la historia familiar que esconden
he notado que no me reflejo en sus vitrinas
además, las caras amables sonríen para otro
no para mí
¿qué puedo decir de su horrible arquitectura
su demencial topografía
y su abundancia de huecos?
sobrevivo gracias al paisaje que me saluda
desde mi ventana

 


 

Ciudad habitada por almas aspirantes a suicidas
por esperanzas falsamente recobradas
abre tus puertas de hierro
para que pueda escapar
huyo tras el anonimato
que me ha sido negado
quiero no tomar una ducha de vez en cuando
y rendirme cuentas sólo a mí
me sobran las explicaciones y los juicios
no me bastan los eventos mediocres
No necesito que me demuestres tu entrada al siglo XXI
a punta de nuevas edificaciones
sólo permíteme comenzar en otra parte
y dejar atrás cada uno de tus ladrillos hirientes.