Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

En la profundidad

No diagrames
la niebla
en tu alma
gigante.
No te enfades
con el alba
al despertar
de la noche
blanca.
No traiciones
el universal
latido
envenenándolo
con desamor.
Es que quizá
tan sólo somos
una apuesta
en la nervadura
de un sueño
despertándonos y no.
Mientras tanto,
es bueno
consumir
el albur
ofrendado
por el ánfora
del fulgor
redimiendo
a la sombra
con sus ojos
dormidos
al amor.

 

Espejos y espejismos

¿Recuerdas
la voz agria
del espejismo
de la muerte?
Acállala
en la dulce voz
del espejo
de la vida
y cuando el mismo espejo
tienda sus reales brazos
del abismo
y el eco de sus caricias
golpee a las puertas
de tu noche sombría
mira de frente
cómo se adormece
el dragón insomne
que custodiaba tu vida
y duérmete en paz
para despertar
tal vez
en un alba distinta.
Nada impedirá el destino.

 

De virtudes y harapos

Cuando la luna
aguada
y serena
se instala
en la esquina
del altanero pueblo
un hombre
harapiento
lee las estrellas.
Sus pupilas
dilatadas
truecan
semillas
por deformes espejos.
No es joven ni es viejo,
con sus manos
delinea
historias de chacales
y de amores ajenos.
Y nadie lo escucha
es todo silencio
sin embargo, él
danza con el firmamento.
Y su paso no existe
su sueño se ha muerto
mas el hombre
virtuoso
con su voz quebrada
le canta a ninguno
acurrucado y solo
en la espalda del tiempo.
Y la luna se apaga
cerrando la noche
de todo mi pueblo.
Siento en mi corazón
un feroz aguacero:
un pájaro herido
ha sangrado en mi sueño.