Letras
Poemas

Comparte este contenido con tus amigos

Casto

Casto, casto, ¡casto!

Se fugan mis ninfas
a otro bosque de alabastro
calizo, translúcido.

Hermoso yeso
que nos devora.

 

Bendita Geosmina

Recién llovido
el aroma mojado
de esta tierra.

 

Reflexión XXIX

¿Y qué es la vida
sino un breve descanso
de la eterna nada?

 

Villa y corte

La brisa que aquí tiene
rumor caliente, pardo y seco,
trae consigo cucarachas
que corretean por las aceras.

Los seres perdidos de cabeza
vagan atónitos con pies de fuego
y alma de mortero.

Los animales plastificados
son acompañados en el estante
por sus fluidos en brik.

El viento que aquí ensordece
los cruces de caminos
y circula por laberintos de edificios,
ni siquiera es libre.

Ni siquiera estrellas están
libres de ataduras.

Las damas engalanadas de oro
muerden la entrepierna del visón
en la puerta del teatro.

Los miserables y tirados
reclaman comprensión entre la limosna
pidiendo besos.

Puyas y encono
en un mismo idioma incomprensible
construyen esta Torre de Babel.