Sala de ensayo
Modificaciones dentarias de la época prehispánica
Modificaciones dentarias de la época prehispánica.
Los dientes en la práctica cultural y ceremonia indígena

Comparte este contenido con tus amigos

En las culturas indígenas se han utilizado variados iconos dedicados a los cultos ceremoniales, es así el caso del uso de plumas, huesos, dientes y hasta ojos de animales o reptiles.

Los dientes son considerados por algunos grupos indígenas como objeto de ritual mágico-religioso (J. A. Pompa y Padilla, 1990).

Piezas arqueológicas de más de 2.000 años en diversas culturas muestran todo tipo de mutilaciones dentarias (Reverte Coma, 2001).

La práctica de las mutilaciones dentarias como muestra de jerarquía, representación mágica o de belleza, y en la cultura funeraria, ha sido muy variada. Es así como algunos grupos indígenas centroamericanos como los Sayate Tchekar del área chincha-atacameña, de Vilama, los de Tocaryi cerca del Potosí, quitaban los dientes anteriores a sus difuntos para que el alma tuviera un lugar por donde escapar del cuerpo.

También han sido usadas las mutilaciones dentarias en ceremoniales referentes a ritos de paso de la pubertad en jóvenes de ambos sexos (Aguirre, 1990). Los indios guaimíes de Panamá y los huancavilcas de Ecuador tenían la costumbre de romper el canino superior izquierdo a los jóvenes al llegar a la pubertad para demostrar que estaban en disposición de contraer matrimonio.

Así también los koradje’s, grupo étnico minoritario de Nueva Gales del Sur, cortan las encías con un trozo de hueso agudizado y hacen saltar un incisivo (Reverte Coma, 2001).

Otra forma de extracción de los incisivos se realizaba por lo general apoyando una tablilla sobre el diente que se quería extraer, dándole un golpe seco con una piedra. Algunos grupos étnicos como los de Bantú (grupo indígena que ocupaba los márgenes del Río Congo, Angola y Zaire) realizaban este rito durante lo que llamaban “Fiesta de los dientes” o Vahiva (Reverte Coma, 2001).

También grupos como son los guaimíes indígenas, chiriquí y veraguas en el occidente del Istmo de Panamá, liman sus dientes en punta como señal de belleza, lo mismo ocurre en África Central, en donde es práctica generalizada entre los tumba, okanda, kaba y yenyé (Reverte Coma, 2001).

Otra práctica ceremonial de embellecimiento ha sido la incrustación en los incisivos de fragmentos de turquesas, obsidiana, esmeraldas y otras piedras preciosas o semipreciosas (Becker, 1973) y a veces alambre de oro que se entrelazaba entre los dientes en señal de poder como lo hacían algunos grupos étnicos de Ecuador como los huarorani y los shuar y grupos mayas como los xiximas y tepehuanes de México (Tiesler, 2001).

Existen dos teorías referentes al método usado para crear las modificaciones directas en el hueso, una era la talla de la pieza dentaria con piedras y el otro método era a través de un arco que funcionaba como un taladro utilizado para realizar los desgastes.

 

Bibliografía

  • Aguirre, Daniel (1990), “Fiesta de la pubertad entre los emberos”, informe etnolingüístico.
  • Becker, Marshall Joseph (1973), “Evidencia arqueológica para la especialización ocupacional en el período clásico en Tikal, Guatemala”. En: American Antiquity, 38.
  • Catálogo Paleontológico Mexicano (1965), Departamento de Prehistoria del INAM, México.
  • Pompa y Padilla, José Antonio (1990), “Las mutilaciones dentarias en la época prehispánica, símbolo de distinción”, INAH. México.
  • Reverte Coma, José M. (1966), El pacto médico-hechicero, Panamá, Imprenta América.
    (2001), Los huesos hablan, Ediciones del Museo España.
  • Tiesler, Vera (2001), Decoraciones dentales entre antiguos mayas, Ediciones Euroamericanas, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México.