Letras
Tres poemas

Comparte este contenido con tus amigos

ampollas

empero, para ganar tiempo,
me digo en 2ª persona que si sigues adelante
vas a defraudar o van a defraudarte,
vas a majarte un dedo
o van a empezar a hablar mal de lo bueno,
de lo ajeno y no necesariamente
mal de tu persona

me digo obsecuente que el deber de uno
consta en no necesariamente ganar,
vaya justificación,
en no necesariamente
tomar al pie de la letra la palabra oculta, oscura,
o, más bien, la palabra escrita,
la no necesariamente amordazada
por las visitas que nos hacen o que hacemos

me digo que no hay que dejar de hacerse preguntas,
de chocarse contra la pared, la naturaleza,
contra el código genético, lingüístico o civil

un punto y no necesariamente aparte
más o menos a mi favor, a mi campaña o huelga,
a mi insolencia o resistencia
no de paz ni de guerra, no de pasado ni futuro,
no de hambre ni de causa digna o perdida,
mas sí de cosecha propia

me digo de golpe y de porrazo que sí,
afirmativo, mi comandante,
lo que importa no tiene un céntimo que ver
conmigo, ni con usted

me digo o se lo reitero a una distancia prudente
y sin tocar madera,
sin poner el grito en el cielo

me digo que has dejado de hacerte el loco,
de cantar o hablar contigo a solas,
lo cual no es convincente,
no es la mejor forma de perder el tiempo perdido,
el que se ha ganado

me digo que la esperanza sabe demasiado a mañana,
y que el presente es una ramera,
se acuesta hoy con el pretérito, mañana con el futuro:
según a él le parezca, le convenga

que ahora no se habla de la salvación del alma
sino más bien de la salvación del planeta,
que el dolor ajeno no es para sentirse mejor,
no es para empequeñecer el de uno

me digo que no basta con trasnocharse ni madrugar,
ni con el diccionario para atribuir sentido,
significado a las cosas

que debería decir pasaje y no paisaje, intemperie,
y que el placer se parece al atardecer,
preguntándome a la vez
desde cuándo te ocupas tú, te preocupas de rimar

me digo que hay que volver a la carga,
a las notas al margen
antes de que el ebook las mande a la porra

me digo que está bien, que basta ya

 

siglas

se trata de patentar un modo propio
de contar, descontar,
de reír y llorar a solas, con toda confianza

de patentar una o dos páginas en blanco,
una que otra aspiración
en peligro de extinción

se trata de encontrar una manera favorable
de perder, cometer errores,
de soñar con ella sin que la que está despierta
vaya a darse cuenta

de hacer viajes al pasado y al futuro,
hacer piruetas en el presente y vomitar,
perder el conocimiento, la vergüenza,
mas nunca la concentración

se trata de patentar un modo particular
de escanciar el vacío, la botella,
de probarse los zapatos
y una que otra frasecilla o palabra

de patentar una manera discreta
de dar y pedir,
de esperar, desesperar y levantar la mano
o la voz

se trata de hacer un esfuerzo y disimular,
llegar al bar de la esquina y transcribirse,
gritar a pleno pulmón su nombre,
su perseverancia

de alfabetizar los números, lo que sobra,
lo que falta,
lo que no parece que cuadra

de denunciar a la esperanza
y ponerle una demanda a la vida

se trata de ponerse a prueba, a quemarropa,
de tomar el bisturí y la panza abrirle
a la alegría, al gato encerrado

 

por si las moscas

para que me creas,
te diré que tomo el ascensor para descender
y no la escalera,
que sumo para restar
y no necesariamente para multiplicar

que tomo no para saciar la sed
sino para darla a conocer, sin pelos en la lengua
para ver si contagio a otros

que leo y pongo música para deshacerme
de la compañía, la monotonía,
para abrirme un paraguas
entre las condiciones meteorológicas
de mi empresa, mi estado de ánimo

te diré que soy un embustero de lance
o de segunda mano,
que no tengo los ahorros para meterme
en bienes raíces
ni mucho menos para comprarme
un poco de la verdad, de tu alegría

que tomo la escalera y no el ascensor de carga
para ascender,
calcular o considerar la caída, el vacío

para que me creas y te alejes a tiempo
o con tiempo de mi persona,
sin más fracturas

te diré que no me interesa,
que no quiero ser feliz