Noticias
Biblioteca Nacional de España publica edición interactiva del Quijote
Comparte este contenido con tus amigos
Quijote interactivo
El Quijote interactivo permite revisar desde cualquier parte del mundo la primera edición de la obra magna de Cervantes.
 

La Biblioteca Nacional de España (BNE), conjuntamente con Telefónica y Madpixel, presentó este 26 de octubre el Quijote interactivo, una edición de la obra cumbre de Miguel de Cervantes que reproduce en la pantalla la experiencia de leer el original impreso, y además se encuentra enriquecida con contenidos multimedia que ayudan a contextualizar la obra, como mapas, ilustraciones, grabados o piezas musicales.

En palabras de la ministra de Cultura de España, Ángeles Gónzalez-Sinde, esta obra “está más viva que nunca” y “resiste a todos los desafíos tecnológicos”. Asimismo, describió a Cervantes como un hombre “inquieto y moderno”, cuyo afán de “experimentación” fue capaz de “romper los moldes de una época”.

Un afán de experimentación que también ha seguido la Biblioteca Nacional con este proyecto que permite “un acercamiento innovador” a la primera edición de la obra cumbre de Cervantes, conservada en los fondos de la Biblioteca Nacional de España.

Así, con esta iniciativa es posible disfrutar del Quijote como si se tuviera el libro en las manos, reproduciéndose incluso el sonido de las páginas al pasarlas. Además, la digitalización a muy alta calidad, permite una óptima ampliación de cada una de las frases que conforman el texto.

“Queremos ofrecer a los ciudadanos una de nuestras joyas bibliográficas a través de las nuevas tecnologías”, subrayó José Manuel Lucía, profesor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y autor de la transcripción del texto a la red.

Durante la lectura del Quijote interactivo se puede acceder a un mapa en donde se delimitan las cuatro salidas que realizaron el Ingenioso Hidalgo y su fiel escudero Sancho Panza, o realizar un recorrido a través de las diferentes ediciones del Quijote a lo largo de los cuatro siglos que han transcurrido desde su primera edición, publicada en 1605.

En esta misma línea, Pepa Michel, alma máter y “cocinera” del proyecto, destaca que esta obra interactiva permite también apreciar las características sociales de la época al incluir una sección en la que se explica cómo vestían los españoles, cómo era el teatro en la época o sus aficiones, mostrando un excepcional juego de naipes del siglo XVII que alberga la BNE.

Con todo ello, el Quijote interactivo permite hojear las 1.282 páginas de los dos tomos de la obra del siglo XVII de una forma natural y sencilla, e incluso permite la posibilidad de compartir fragmentos en la red social Facebook.

El libro interactivo incorpora, además, una transcripción palabra por palabra. Esta aplicación permite superponer y comparar esta transcripción adaptada al castellano moderno con el texto original del siglo XVII.

En la preparación y desarrollo de este proyecto se han invertido más de 5.000 horas de trabajo de casi 30 profesionales entre bibliotecarios, expertos en arte y música de la época, programadores, analistas y diseñadores gráficos.

Trascendió que la próxima apuesta en digitalización la harán los lectores, quienes sugerirán títulos a los responsables de la Biblioteca Nacional a través de Internet.

Fuente: Europa Press