Noticias
Jornada "La voz de la palabra", en homenaje a Miguel Hernández
Hernández: centenario.
Con una lectura de doce horas recordaron a Miguel Hernández
Comparte este contenido con tus amigos

Lucía Izquierdo, nuera del poeta, manifestó su deseo de que el legado de Miguel Hernández permanezca “para siempre” en Elche para respetar la voluntad de su viuda, Josefina Manresa.

Los versos de Miguel Hernández, que este sábado 30 de octubre hubiera cumplido cien años, resonaron durante doce horas seguidas en “La voz de la palabra”, el emotivo homenaje que se le rindió en la sede del Instituto Cervantes, en Madrid, en el que participaron actores de cine y de teatro, escritores y familiares del poeta.

Pilar Bardem, Jorge Bosso, Luis Eduardo Aute, Marcos Ana, Héctor Alterio, Juan Diego Botto, Charo López, Juan y Medio, Emilio Gutiérrez Caba y José Coronado fueron algunos de los que leyeron poemas del poeta cabrero, símbolo de la República y víctima de la Guerra Civil, en el acto que finalizó a medianoche y que fue organizado por el Cervantes y por la Unión de Actores de Madrid.

La lectura pretendía ser “una celebración de la vida”, pero muerte y vida son inseparables con frecuencia y, a pocos metros de donde se leían los poemas de Miguel Hernández, tenía lugar el homenaje al histórico sindicalista Marcelino Camacho, fallecido la madrugada del viernes 29, y su figura fue también recordada con emoción por algunos participantes.

“Marcelino fue un hombre bueno y, como Miguel, sufrió la cárcel y luchó por quitar el yugo a los trabajadores”, dijo la actriz Pilar Bardem. “Fue un ser humano extraordinario y un luchador ejemplar”, añadió Aute. “Él, como Miguel, también fue un hombre del pueblo”, señaló la escritora Lourdes Ortiz.

La emoción en el homenaje a Hernández se sintió con especial énfasis al reproducirse una audición de la “La Elegía”, en la voz grabada del fallecido Paco Rabal, quebrada y rota al llegar el famoso verso final “compañero del alma, compañero”: “Un manotazo duro, un golpe helado, / un hachazo invisible y homicida, / un empujón brutal te ha derribado”, decía Miguel Hernández al llorar la muerte de su amigo Ramón Sijé.

Tras ese extraordinario poema, la directora del Cervantes, Carmen Caffarel, aseguró que la voz de Miguel Hernández “no ha sido vencida por el tiempo, sino que, por el contrario, cada día nos resulta una voz más sólida, más luminosa, más presente”. “Doce horas son pocas” para celebrar a quien “a su paso dejó la tierra más clara, más febril, más humana”, dijo.

Jorge Bosso, secretario general de la Unión de Actores, dejó claro cuál era el objetivo de este homenaje: “revivir los versos” de Miguel Hernández y “celebrar la vida”, antes de que Pilar Bardem, presidenta de Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión (Aisge), le dedicara a Marcelino Camacho el poema “Para la libertad”. “Para la libertad sangro, lucho, pervivo. / Para la libertad, mis ojos y mis manos, / como un árbol carnal, generoso y cautivo, / doy a los cirujanos”.

Lucía Izquierdo y María José Hernández, nuera y nieta del poeta de Orihuela, respectivamente, leyeron también versos de ese hombre, aseguró la primera, que ha estado siempre tan presente en sus vidas y en cuya obra siguen todavía descubriendo “cosas distintas”.

Un poeta “tan inmenso y genial” que estar a su altura “es difícil”, reconocía Lucía Izquierdo, antes de recordar a esa “mujer extraordinaria” que fue la viuda de Miguel Hernández, Josefina Manresa, para quien el autor de “Nanas de la cebolla” fue el ser “más humano, increíble, hermoso y transparente que había conocido jamás”.

Rosa Moreno Hernández, sobrina del poeta, recordó por su parte que su tío defendió “la causa del pueblo y la libertad hasta su último aliento”. Ahora “nos corresponde a nosotros continuar con esa tarea”, afirmó.

Izquierdo y los demás herederos de Miguel Hernández venían de haber firmado, apenas el 28 de octubre, un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Elche, mediante el cual se garantiza la permanencia del legado del poeta en esta ciudad durante los próximos veinte años y la creación de una fundación cultural para difundir la vida y obra del escritor.

“Para nosotros (los herederos), el patrimonio literario de Miguel Hernández no tiene otro sentido que no sea permanecer aquí”, dijo, refiriéndose a Elche, Lucía Izquierdo, quien trasladó al alcalde del municipio ilicitano, Alejandro Soler, su intención de que permanezca en esta localidad, pues “nació en Orihuela, pero es de Elche”.

Según la nuera del poeta, los motivos por los que la familia se decantó por Elche responden a “la voluntad” e “ilusión” de Josefina Manresa —mujer del literato—, que rubricó el primer convenio de colaboración en 1986 para la cesión de manuscritos a la biblioteca municipal ilicitana “Pedro Ibarra”.

Asimismo, indicó que otra de las razones fue el resultado de las encuestas realizadas en el municipio unos meses atrás, por el que “quedó latente el cariño, respeto y admiración de los ilicitanos hacia Miguel”.

Respecto a la puesta en marcha de la fundación, adelantó que será a principios del próximo año y que ella ostentará el cargo de presidenta de honor, mientras que sus hijos serán los patronos.

En cuanto a las actividades previstas por la fundación, el alcalde anunció la posible actuación de La Fura dels Baus en Elche, así como un concierto con “grandes estrellas del flamenco”.

Además, informó de la realización de eventos periódicos, como la convocatoria poética anual que se llevará a cabo con el apoyo del gobierno central, ya que, según dijo, “el director general del Libro, Rogelio Blanco, ha mostrado su voluntad de colaborar de forma permanente en esta convocatoria”.

Otro de los proyectos programados es la presentación en Elche del documental realizado por la Fundación de Alfonso Guerra, añadió el alcalde.

Sobre la puesta en marcha del Centro de Estudios Hernandianos, que también se incluye en el convenio suscrito, Izquierdo se refirió a la creación de un museo permanente sobre la vida y obra del poeta en su interior, y avanzó que “ya hay seis exposiciones preparadas”, aunque puntualizó que también se gestionarán muestras con otras fundaciones.

Incidió en el trabajo que se desarrollará desde la fundación para divulgar las creaciones hernandianas en los centros educativos.

Preguntada por los periodistas sobre las críticas referidas al pago de tres millones de euros por parte del Ayuntamiento de Elche por la cesión del legado, Izquierdo las calificó de injustas, pues el consistorio les pagará por los derechos de autor, “tal y como lo establece la ley”.

“No es cierto que se nos pague por un alquiler, pues el Ayuntamiento va a utilizar la imagen y la firma de Miguel de Hernández, y eso conlleva unos derechos de autor”, argumentó. En este sentido, se mostró “convencida” de que la corporación municipal “va a sacar una rentabilidad extraordinaria”.

Por ello, aclaró que el interés de la familia “nunca ha sido económico”, pues de ser así, lo hubiesen “solucionado en otros sitios y por mucho más dinero”, recalcó.

Izquierdo reiteró que su interés se centra en la proyección que se le va a dar al poeta, que, a su juicio, “ahora se suma a los dos patrimonios de la Humanidad ilicitanos”, pues “aquí está su patrimonio cultural”.

Fuentes: EFEInstituto Cervantes