Artículos y reportajes
“La carretera”, de Cormac McCarthy
La carretera
Cormac McCarthy
Mondadori, 2007
Premio Pulitzer 2007
El filo de la vida en una novela de McCarthy

Comparte este contenido con tus amigos

Un hombre y su pequeño hijo, aferrados al amor o a la mutua necesidad de compañía, caminan hacia el sur. La carretera es el único camino y el peligro mayor. La posibilidad de encontrar cualquier cosa que les ayude a continuar viviendo se agota junto con las esperanzas de una vida estable. Estados Unidos ha sido devastado por una tragedia nuclear y entre los pocos sobrevivientes se encuentran algunos temibles seres de extrema crueldad, agrupados y armados para sobrevivir.

Como en una radiografía, el esqueleto del presente se presenta en aquel futuro desolado, en el que aparecen de pronto iconos inservibles de aquella cultura del confort. Una lata de cocacola, indispensable en un mundo en technicolor, o un carrito de supermarket asoman desvaídos un instante y se borran enseguida. En la novela, el presente es todo lo que existe y es en blanco y negro, o tal vez en gris y negro. Lo verdaderamente necesario está muerto, contaminado o es peligroso.

Al lenguaje tampoco le sobran follajes: es escueto y eficiente en la creación de una obra de arte que nos permite reconocer ciertas mentiras y otras tantas verdades. No hay piedad con las referencias a cualquier zona de comodidad. El ritmo es cardíaco. El tono jamás nos deja en el vacío de la desesperación o la tristeza. Es extraño como un tema tan duro nos deja sensaciones contradictorias de verdadera riqueza espiritual. ¿Tal vez sin proponérselo? En el diálogo esencial de aquel padre y su hijo están las claves para un lector que participa en la comprensión de la esencia humana.

En escenarios de soledad y aridez, la brillante imaginación de Cormac McCarthy utiliza los despojos de la tierra oscurecida y muerta para percibir la vida. Nada menos que la vida de todos.

El autor nació en Rhode Island, estado de New York. Vivió varios años en Knoxville, Tennessee, lugar en donde fueron ambientadas sus primeras novelas. Ha publicado El guardián del vergel (Premio Faulkner, publicada en español por Debate en el año 2000), Suttree (publicada en español por Mondadori en 2004), No es país para viejos (llevada al cine) y Todos los hermosos caballos.