Especial
Spinetta, el de las bandas eternas
(Y el solista también)

Comparte este contenido con tus amigos

Luis Alberto Spinetta

Nota del editor
Este texto, donde el periodista argentino Marcelo Pezzotta hace un recorrido por toda la obra del Flaco Spinetta, llegó a la Tierra de Letras apenas unos días antes de la muerte del artista, acaecida el pasado 8 de febrero. Esa brevedad que es la vida hace que hoy lo presentemos a nuestros lectores como un homenaje póstumo, si así pueden llamarse los homenajes que se hacen a los artistas inmortales.

Luis Alberto Spinetta es el cerebro (racional, frío, pensante) y es también el alma (emotiva, sentimental, cantora), puestos ambos al servicio de una música singular.

No se hablará aquí de la salud del músico, tema del cual ya se ha dicho demasiado en los últimos tiempos a causa de la miserable actitud, por todos conocida, de la revista Caras, medio de Editorial Perfil. Simplemente se hará un breve repaso por la carrera musical de Spinetta, cuya obra, en momentos en que muchas bandas se parecen bastante, es ciertamente personal, distintiva.

 

Las bandas

La primera formación de Spinetta fue, en 1967, la de Almendra, con la cual grabó Almendra y Almendra II. Estas obras daban cuenta —más allá de las preferencias particulares— de un gusto musical y literario original. Algunas canciones que quedaron formando parte del acervo popular fueron, entre otras, Muchacha ojos de papel, Plegaria para un niño dormido, Ana no duerme.

La banda, en la que tocaban Edelmiro Molinari, Emilio del Güercio y Rodolfo García, se separó en 1971.

Pescado Rabioso, que debutó en 1972 con la publicación de Desatormentándonos, fue la siguiente banda de Spinetta, quien dijo acerca del nombre del grupo: “Corresponde a una contradicción entre un perro rabioso y un pescado. Funciona como una paradoja. Hay otros animales que también enferman de rabia, desde el hombre hasta el gato, ¿pero cómo podría un pez contagiarse la hidrofobia?”.

El grupo se había iniciado con Black Amaya y Osvaldo “Bocón” Frascino. Luego, éste fue reemplazado por David Lebón y se sumó el tecladista Carlos Cutaia.

Además de Desatormentándonos, el grupo grabó Pescado 2, un disco doble.

Pescado Rabioso exponía un rock más crudo y potente que el de su antecesor Almendra. Cuando Spinetta quiso volver a un arte más complejo, a una forma más elaborada de hacer música, se diferenció del resto de los integrantes que pretendían un sonido más cercano al rock y al blues.

Por estas diferencias el grupo se separó y el LP Artaud, aunque salió con el nombre de la banda debido a una cuestión contractual, fue, en realidad, un disco solista.

Luis Alberto Spinetta
En 2009 Spinetta presentó su espectáculo junto a las Bandas Eternas, en el que tocó junto a músicos de todas las bandas que había formado en su carrera. Fotografía: Alejandro Kaminetzky.

Fue Invisible el grupo en el que Spinetta concretaría la idea musical por la cual se había diferenciado de los músicos de Pescado y que se había prefigurado en el disco Artaud. Invisible comenzó en 1973, con Machi Rufino en bajo y Pomo (Héctor Lorenzo) en batería. Invisible, Durazno sangrando y El jardín de los presentes son discos del grupo. Algunos temas memorables: El anillo del capitán Beto, Los libros de la buena memoria, Durazno sangrando, entre otros. El trío se disolvió en 1976.

Almendra volvió a reunirse en 1980 y lanzó los álbumes El valle interior y Almendra en obras, este último, un doble en vivo.

En la misma época en que ocurría ese reencuentro se formaba Spinetta Jade (1980-1985), banda que dejaría cuatro discos en los que la composición y la ejecución presentaban gran complejidad aunque sin perder melodía. Jade proponía un estilo en el que el jazz aparecía en fusión con el rock. Los discos de Jade: Alma de diamante, Los niños que escriben en el cielo, Bajo Belgrano y Madre en años luz. Músicos notables como César Franov, Leo Sujatovich, Héctor “Pomo” Lorenzo, entre otros, pasaron por el grupo.

En la década siguiente, una nueva banda, Los socios del desierto, iniciada en 1997, generaría tres nuevos discos: Spinetta y Los socios del desierto, San Cristóforo y Los ojos. El baterista Daniel Wirtz y el bajista Marcelo Torres completaban el trío.

En 2009 Spinetta presentó su espectáculo junto a las Bandas Eternas, en el que tocó junto a músicos de todas las bandas que había formado en su carrera y junto a invitados como Charly García y Fito Páez, entre otros. Las grabaciones de estos conciertos salieron a la venta en 2010.

 

Solista

Además de las bandas que integró, la rica historia musical de Spinetta estuvo jalonada por discos solistas de gran calidad, como así también por un disco compuesto a dúo con Fito Páez, titulado la la la (1986), en el que si bien puede gozarse de la creatividad de ambos artistas, no se percibe la amalgama, sino que en la mayor parte de las canciones es posible reconocer la autoría de uno u otro. De cualquier modo, la la la no deja de ser un interesante disco con canciones muy logradas.

El proyecto de un álbum con Charly García no se pudo concretar, y de esa yunta sólo quedó el tema Rezo por vos, del cual ambos músicos hicieron luego sus propias versiones.

El ya mencionado Artaud (1973) fue un disco en el que se hizo clara la admiración del Flaco por el escritor francés Antonin Artaud, cuya lectura fue la fuente de inspiración. Cantata de puentes amarillos —una canción del disco que es, para muchos, la mejor canción de Spinetta— nació, según el músico, a partir de la correspondencia entre el pintor Vincent van Gogh y su hermano Theo. De la lectura de esas cartas, Spinetta tomó ideas para crear la canción. A esos textos llegó tras la lectura del libro de Artaud llamado Van Gogh, el suicidado por la sociedad. El tema Cantata... presenta gran riqueza melódica y varios cambios de ritmo.

Lo dicho sobre la canción vale también para el disco, al que gran parte del público considera el mejor disco, no solo del Flaco sino del rock argentino (también lo consideraron así músicos y periodistas en una encuesta realizada por la revista Rolling Stone en 2007).

El último disco de Spinetta como solista fue Un mañana, también valorado como el mejor disco de 2008.

Discos solistas de Spinetta fueron Spinettalandia y sus amigos (1971), A 18’ del sol (1977), Only love can sustain (1980), Kamikaze (1982), Mondo di Cromo (1983), Privé (1986), Téster de violencia (1988), Don Lucero (1989), Exactas (1990), Pelusón of milk (1991), Fuego gris (1994), Silver Sorgo (2001), Para los árboles (2003), Camalotus (2004), Pan (2006) y Un mañana (2008). Muchas buenas canciones de estos álbumes han enriquecido el repertorio de la música nacional: Maribel se durmió, Seguir viviendo sin tu amor, Quedándote o yéndote, Ella también, Barro tal vez, Resumen porteño, La bengala perdida, por nombrar arbitrariamente solo algunas. También han sido publicadas en recopilaciones tales como Elija y gane (1999), un cd compuesto por canciones elegidas por el propio Spinetta. El tiempo dirá qué canciones de los últimos veinte años quedarán en la memoria del público spinettiano. Varios de estos discos han sido considerados los mejores del año en su momento (Téster de violencia, Don Lucero, Pelusón of milk, Un mañana).

Talentoso compositor y observador agudo, Spinetta dijo acerca de los rockeros: “Hay algo de rock, pan y circo; hay algo de nerónico en las estrellas de rock. Locos, muchas veces con creatividad, otras veces no, pero con una tendencia a la egolatría tremenda, capaces de sucumbir con su propio mundo. Hay varios ídolos del rock que demostraron todo eso, otros lo siguen demostrando. Otros, que disfrutaban de la consideración de diablos, se han apaciguado y pertenecen al establishment más codiciado de la más rancia casta adinerada”.

No parece ser el caso de Spinetta, tan ajeno a los vaivenes de la moda, admirado por seguidores y músicos, y respetado por quienes no gustan de su música.

Larga vida a Luis Alberto Spinetta.