Noticias
José Manuel Blecua
Blecua: dudas resueltas.
Alumnos españoles de secundaria plantearon dudas idiomáticas a la RAE
Comparte este contenido con tus amigos

Las abreviaturas “x” y “q”, las tildes de las palabras monosílabas y de las mayúsculas, así como los signos de exclamación e interrogación son las principales dudas que han planteado 240 alumnos de secundaria a algunos de los académicos y miembros del equipo de redacción de la Ortografía básica de la lengua española, editada por Espasa y cuya presentación tuvo lugar el martes 8 de mayo en la sede de la Real Academia Española (RAE).

El acto estuvo presidido por el director de la RAE, José Manuel Blecua, y el coordinador de este volumen, Salvador Gutiérrez Ordóñez. Elena Hernández Gómez, responsable del Departamento de Español al Día de la RAE, y las redactoras de este volumen, Marta García Gutiérrez, Encarna Raigal Pérez, Marta Cormenzana Díez y María Ángeles Blanco Izquierdo, respondieron a las dudas de los estudiantes.

En palabras de Hernández, en este volumen se han recopilado las opiniones y las críticas que se realizaron a la edición anterior, con el fin de “detectar posibles errores o lagunas”. Además, se estudiaron otras ortografías para elaborar lo que Blecua describió como “obra útil y científica” de la ortografía española.

La primera cuestión formulada por los estudiantes de primero y segundo de secundaria de cuatro colegios madrileños (Diego Velázquez, Rafaela Ybarra, Caude y Santa María del Camino) ha sido la posibilidad de usar “x” y “q” como abreviaturas de “por” y “que”. Según han respondido las redactoras, es necesario distinguir los contextos en los que se usa, ya que no es lo mismo un examen que un mensaje de móvil, aunque han precisado que las abreviaturas han de finalizar con un punto o una barra inclinada.

Las tildes protagonizaron varias de las preguntas de los estudiantes. Una de ellas estuvo relacionada con una de las novedades de la última edición de la Ortografía de la lengua española, que afecta a la eliminación de la tilde en palabras que en España se pronuncian con dos sílabas y que forman un hiato, pero que en otros países se dicen de manera diferente, como es el caso de “guion”. Según aclaró una de las redactoras, la supresión del acento gráfico no afecta a cómo se pronuncia.

Otra de las tildes que causan problemas a los estudiantes es aquella que se utiliza en palabras monosílabas, como “mí” y “sí”, y su inexistencia en otras similares como “ti”. En este caso, se les explicó que se trata de tildes diacríticas, cuya función es la de diferenciar dos palabras que se escriben de la misma forma.

Los signos de interrogación y de exclamación también suscitan dudas a los estudiantes, acostumbrados a utilizar tan solo el signo que cierra la frase y prescindir del signo con el que se debe abrir una pregunta o una exclamación. “En inglés no es necesario usarlos al comienzo de una oración, pero en español se necesita para no confundir el sentido de la expresión”, señalaron.

En la lengua española aún se mantienen lo que las redactoras del volumen denominaron “fósiles”, es decir, formas antiguas de escribir ciertos fonemas que se siguen empleando en algunos nombres propios, para mantener la “unidad” del lenguaje y también por “respeto” a los países en los que aún se usan.

Es el caso de México y de Texas: a partir de 1815, la RAE decidió que el sonido de la “j” no debía escribirse con “x”, aunque se han mantenido algunas excepciones. En este sentido, Blecua destacó que la “x” que se escribe en las palabras citadas, a diferencia de otras como “examen” o “taxi”, han de pronunciarse como la “j”.

Los prefijos también suscitan problemas entre los estudiantes, quienes preguntaron acerca de la conveniencia de escribirlos juntos o separados de la palabra a la que acompañan. Las redactoras respondieron que siempre han de formar una palabra, aunque hay algunas excepciones. Una de ellas es el caso en el que un prefijo se une a una palabra compuesta por otro prefijo, como es el ejemplo “ex cabezarrapada”.

Asimismo, otro de los casos en los que se ha de escribir separado son las situaciones en las que un prefijo acompañe a un número o a unas siglas. Por ello, “sub-21” y “mini-USB” han de escribirse con un guion entre ambas palabras.

Fuente: IBLNews