Noticias
Tableta
Las tabletas entran al Drae.
Acepción tecnológica de “tableta” será incluida en el Drae en 2014
Comparte este contenido con tus amigos

El Diccionario de la Real Academia Española (RAE) incorporará en su edición de 2014 la acepción de “tableta” que se refiere a los nuevos soportes informáticos portátiles desarrollados hace unos años por la compañía Apple, y que representa una adaptación castellana de “tablet”, la palabra inglesa con que se conocen estos dispositivos.

Así lo ha anunció el pasado 9 de mayo el presidente de la RAE, José Manuel Blecua, sillón “h” minúscula de la Academia, quien comentó que “tableta” es la última de las enmiendas analizadas para su incorporación en el diccionario, aunque no pudo precisar cuál será su definición final “porque nadie sabe lo que serán las tabletas en 2014, dada la velocidad a la que van la electrónica y la informática”.

El uso cada vez más generalizado y habitual de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana y los nuevos descubrimientos científicos son variables que afectarán a las nuevas ediciones del Diccionario de la RAE.

Blecua comentó en relación a este punto que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se dirigió recientemente a la RAE para pedir “consejo” en la adaptación de todas las expresiones anglosajonas que definen las distintas unidades nanotecnológicas descubiertas recientemente. Según explicó, la nanotecnología constituye un “mundo nuevo” que debe estar en el Diccionario porque describe una realidad científica con gran dinamismo en la sociedad actual.

Respecto a la relación existente entre lengua y ciencia, Blecua recordó, parafraseando una cita, que “la ciencia empieza con la palabra”. En su opinión, el uso generalizado de nuevos soportes tecnológicos como los teléfonos móviles inteligentes y de las redes de comunicación social, que han impuesto un uso sintético y comprimido del idioma, no ha afectado “para nada” al estado de salud de la lengua española.

“La lengua no tiene ni buena ni mala salud; se trata de una estructura extraordinariamente compleja, y estas cuestiones menores no le afectan en nada, por lo que no hay el mínimo peligro” de empobrecimiento del lenguaje, agregó.

Admitió, asimismo, que las academias de la lengua siempre han ido “a remolque” del uso del lenguaje por la sociedad, “porque lo imposible sería que fueran por delante”. La misión de la RAE, continuó, es ejercer de “notaria” de la realidad lingüística española y latinoamericana, lo que obliga a una “cierta lentitud” en el análisis y verificación de los datos.

“Aunque ahora, con las nuevas tecnologías todo va mucho más rápido”, subrayó, “no se puede precisar toda la extensión de una palabra en sólo tres días”.

Fuente: EFE