Noticias
Laura Emilia Pacheco, Enrique Florescano, Consuelo Sáizar y Joaquín Díez-Canedo
Laura Emilia Pacheco, Enrique Florescano, Consuelo Sáizar y Joaquín Díez-Canedo, en la Biblioteca de México, durante la conmemoración del acervo coeditado por el FCE y el CNCA.
Celebran 15 años de la colección editorial Biblioteca Mexicana
Comparte este contenido con tus amigos

Divulgar los conocimientos que se originan y renuevan en cada generación es un proceso que no siempre se cumple en México, aseveró el pasado martes 10 de julio el historiador Enrique Florescano, quien en un esfuerzo por resolver esa deficiencia propuso crear la colección editorial Biblioteca Mexicana, de la cual es coordinador general y que este año arriba a su decimoquinto aniversario.

Integrada a la fecha por 36 títulos, en una coedición del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA) y el Fondo de Cultura Económica (FCE), en ella se reúnen los más recientes avances en diferentes campos del conocimiento desarrollados en el país azteca, tanto del ámbito científico como del cultural, humanístico y artístico.

Durante la celebración de los 15 años de esta colección, efectuada en la Biblioteca de México, Florescano calificó a éste como “un vasto proyecto de difusión de la cultura mexicana”.

Su propósito, definió, ha sido editar obras que reúnan información actualizada sobre el país en asuntos de primera importancia: “Se trata de un esfuerzo singular por integrar un compendio de la creatividad y el pensamiento mexicanos, que exponga los logros alcanzados y los proyectara hacia el exterior, especialmente hacia la región iberoamericana”.

El acto lo encabezaron los titulares del CNCA y el FCE, Consuelo Sáizar y Joaquín Díez-Canedo, de forma respectiva, y en su transcurso la primera anunció que, en un plazo máximo de dos años, los 36 títulos de la Biblioteca Mexicana estarán disponibles en versión electrónica.

En entrevista posterior, Enrique Florescano destacó que la colección continuará incrementando sus volúmenes y, al respecto, anunció que se encuentran en preparación sendos dedicados a las nuevas tecnologías y temas relacionados con política, como la justicia y la gobernanza.

A decir del historiador —quien en septiembre presentará su nuevo libro, La función social de la historia, como parte de un homenaje que recibirá en Jalapa por su cumpleaños 75—, “en cada generación se renueva el conocimiento, pero a veces no se acompaña de los medios que lo difundan”.

Lo que en ese sentido pretende hacer la colección Biblioteca Mexicana “es, sin ánimo de caer en comparaciones, lo que antes hicieron Jaime Torres Bodet y José Vasconcelos, de incorporar a la nueva población científica, literaria y cultural, y proponerle que haga libros para esas nuevas generaciones”, agregó el especialista.

“Estamos pensando, más que nada, en transmitir este material a los profesores. Éstos se han vuelto libros de textos, porque abarcan un campo tan grande que es imposible que un solo autor los haga. Entonces, son libros por naturaleza colectivos y están ayudando a transformar la educación en el país”.

Una de las principales dificultades para Enrique Florescano en el transcurso de estos tres lustros, según aceptó, ha sido “encontrar coordinadores (de cada uno de los volúmenes) que sean capaces de invitar, no a los cuates, sino a la diversidad más amplia de expertos en su campo”.

De acuerdo con el investigador, la recepción de este material ha sido más que positiva entre las comunidades académica, docente y estudiantil de México, y aseguró que un factor importante para ello, amén de la calidad de cada uno de los títulos, ha sido la eficiente distribución de los mismos, merced a la alianza con el FCE, que ha permitido tenerlos disponibles en todo México y el resto de Iberoamérica.

Florescano destacó, asimismo, que los 36 volúmenes de esa colección, con tiraje de 100 mil ejemplares, entre primeras impresiones y reimpresiones, abarcan más de 430 ensayos, en los que han colaborado 365 especialistas nacionales y extranjeros.

Durante el acto, también fue destacada la colección “El patrimonio histórico cultural de México (1810-2010)”, coordinada asimismo por Florescano, la cual fue creada por el CNCA con motivo del bicentenario de la Independencia.

Se trata de una colección integrada por seis títulos y un tiraje de dos mil títulos por libro y en su elaboración participa medio centenar de especialistas. Con ella, por vez primera se ha intentado presentar una síntesis de la riqueza arqueológica, étnica, artística y cultural del país azteca, comentó el historiador.

Fuente: La Jornada