Noticias
Diego Trelles Paz
Trelles Paz: apuesta valiente.
Premio Francisco Casavella para el escritor peruano Diego Trelles Paz
Comparte este contenido con tus amigos

Este 16 de julio fue anunciado el veredicto del premio Francisco Casavella 2012, que en su tercera edición recayó sobre la novela Bioy, del escritor peruano Diego Trelles Paz, que se impuso entre las 519 obras presentadas, según información de la editorial convocante, Destino.

Un salvaje retrato de la violencia de las bandas armadas y el narcotráfico, Bioy fue escogida por los jueces Gabi Martínez, Joan Riambau y Gonzalo Torné en virtud de “la valentía de una apuesta tanto estética como argumental para retratar la sinrazón que durante muchos años ha gobernado la lucha armada en Latinoamérica”.

Según el escritor Gabi Martínez, “si Mario Vargas Llosa tuviera treinta años y sus orígenes fueran otros pero la potencia narrativa la misma, podría haber firmado este libro: La ciudad y los perros 2.0”. Por su lado Rimbau destacó que la obra ganadora “es una apuesta por la gran literatura en un momento en que parece que todos temblemos ante nuestra propia sombra”, mientras que Gonzalo Torné calificó al ganador del premio de “un heredero de Bolaño decididamente salvaje”.

Formada por tres historias en distintos géneros, voces y estilos que confluyen en una obra salvaje y radical, Bioy es un mosaico sobre la violencia, el horror y la degeneración humana, asegura la editorial. Relata la historia de Humberto Rosendo, un agente del Servicio de Inteligencia del ejército peruano que se infiltra en una de las bandas más sanguinarias de la ciudad de Lima, liderada por Bioy, un sujeto enigmático que le debería conducir hasta el narco Natalio Correa.

La novela, según anunció su autor, podría llegar al Perú antes de fin de año. Además, Trelles indicó que el próximo miércoles 25 de julio presentará en la Feria del Libro de Lima una reedición de su novela El círculo de los escritores asesinos, que podrá adquirirse en Perú, México, Chile y Bolivia. En la actividad habrá comentarios de Augusto Higa y Francisco Ángeles.

Fuentes: AndinaLa República