Artículos y reportajes
Bicentenario de Charles Dickens

Comparte este contenido con tus amigos

Sellos alusivos a las obras de Charles Dickens

Bautizado como Charles John Huffam Dickens, nació el 7 de febrero de 1812 en la ciudad portuaria de Portsmouth y murió en Londres el 9 de junio de 1870. Su padre apenas disponía de recursos y acabó en la cárcel por no poder pagar sus deudas. Este hecho marcó la vida de toda la familia y, gracias a la decisión de su madre, que luchó ferozmente contra la desdicha (acabó fundando un centro educativo), en cierta medida le sirvió al pequeño Charles para escapar de la podredumbre y el vicio del casco viejo londinense de su época.

Una inesperada herencia y la liquidación de sus derechos le encarrilaron hacia un reputado centro educativo en Hampstead Road y a los quince años trabajaba en el despacho del procurador Gray’s Inn donde acabará formando su gran personalidad para la vida posterior: su capacidad de observación. Aprende taquigrafía y, en 1828, colma sus deseos al lograr trabajar para varios periódicos redactando sus aceradas reseñas parlamentarias. Tras pasar por el True Sun y el Mirror of Parliament, ingresa en Morning Chronicle en 1835. Al año siguiente se casa con la hija de su compañero de redacción.

En esa época inician su andadura los célebres Papeles de Pickwich Club; de 400 ejemplares iniciales, pasan a 40.000 en el último número que vio la luz en 1837. Un éxito desconocido en la literatura de las islas británicas que estimuló a Dickens para seguir con esa gran senda de la narrativa que le posibilitó un nuevo título prácticamente cada año: Oliver Twist (1837-1839), Nicholas Nickleby (1838-1839), Old Curiosity Shop (1840-1841), Barnaby Rudge (1841), etc.

En 1840 fundó Master Humphrey’s Clock, diario que vendió nada menos que 70.000 ejemplares el primer día de cita con los lectores. El éxito fue tal que Dickens se verá abocado a preparar un cuento semanal para satisfacer la curiosidad de sus lectores, quienes incluso se lo disputaban en su viaje a los Estados Unidos. De esa experiencia americana serán las American Notes (1842). Dickens no vio con buenos ojos la hipocresía norteamericana ni la sociedad esclavista de su tiempo.

En 1843 aparecerán los cuadernos mensuales Martin Chuzzlewit, una de las obras maestras del gran mago de las letras británicas. Ese mismo año vio la luz el célebre A Christmas Carol. A finales de la década publica David Copperfield (1849-1850), que puede considerarse como su autobiografía, y simultáneamente, de manera semanal, aparece Household Words; pasa por diferentes pruebas que le perjudican la salud (mueren su padre, su hija y su hermana), pero él no abandona su prolífica producción: Bleack House (1852-1853), Hard Times (1854), Little Dorrit (1856-1857), etc. Desemboca en problemas en su matrimonio, que acaba en divorcio tras más de dos décadas de vida hogareña y felizmente bendecida con el fruto de 10 hijos. Pasó por diferentes estadios emocionales, saltando fácilmente de la euforia al desasosiego: su vida se desmoronaba, pero crecía el literato. Conferencias por el Reino Unido y los Estados Unidos lo alejan, relativamente, de los problemas caseros que tiene la osadía de publicar en Household Words y los editores le acaban despidiendo por su poco ética conducta.

Pero no se amilana y funda All the Year Round, que sale al mercado de manera inmediata (1859); su producción no se verá alterada y verán la luz Hunted Down, A Holiday Romance, Great Expectations, Our Mutual Friend, etc. En 1870 aparece el primer cuaderno de The Mystery of Edwin Drood, pero apenas le quedaba vida, diversos procesos le acaban provocando un derrame cerebral que se lo lleva el 8 de junio de 1870 mientras estaba en su célebre casita de Gads Hill Place. Fue enterrado en la archifamosa Abadía de Westminster el 14 de junio.

Desaparecía el hombre y crecía la figura, el mito de uno de los más grandes hombres de letras del archipiélago británico. Prácticamente su legado ha superado las diferentes generaciones, gracias a las tramas que reflejan sentimientos universales que son factibles de permeabilizarse en los más apartados rincones del orbe. De ahí que en cualquier fuente bibliográfica se diga que no hubo escritor inglés del XIX que ejerciera una influencia más profunda y considerable como lo hizo Dickens. Uno de los más prolíficos y más traducidos del mundo, incluso aún hoy tras más de 200 años.

La filatelia ha honrado al escritor en numerosas ocasiones y podría montarse una bella colección temática centrada precisamente en el legado del gran literato. Numerosas administraciones postales le han honrado con sus signos postales en el 2012 con motivo del bicentenario de su nacimiento; de todas ellas nos hemos quedado con las de Gibraltar y Gran Bretaña para cerrar el presente artículo.

Los llanitos le dedicaron cuatro sellos y una hojita bloque, el diseño fue de Stephan Perera, impresos en litografía offset a cuatro colores en la BDT Security Printers (Irlanda) en formato vertical (29,8 x 40,64 mm), puesta en circulación el 14 de septiembre de 2012. Veamos los motivos de ambas emisiones.

Gibraltar

  • Facial de 10p
    Retrato y portadas de David Copperfield.
  • Facial de 42p
    Ídem, Oliver Twist.
  • Facial de 44p
    Ídem, A tale of Two Cities.
  • Facial de 2£
    Ídem, A Christmas Carol
  • Facial de 2£ HB
    Hojita con retrato centrado en un libro abierto.

Gran Bretaña

  • AC 2ª
    Mr. Bumble, de Oliver Twist.
  • AC 1ª
    Mr. Pickwick, de The Pickwick Papers.
  • 77p
    The Marchioness, de The Old Curiosity Shop.
  • 87p
    Mrs. Gamp, de Martin Chuzzlewitt
  • 4xAC 1ª
    Combinación horizontal con escenas de Nicholas Nickleby, Bleack House, Little Dorrit y A tale of Two Cities.
  • 1.28£
    Captain Cuttle, de Dombey and Son.
  • 1.90£
    Mr. Micawber, de David Copperfield.

El diseño de los sellos británicos fue de Howard Brown, formato vertical (27 x 37 mm), impresos en litografía por Cartor Security Printing (Meaucé, Francia), en hojas de 25 y 50 ejemplares, dentado 14 y papel con fósforo para el tratamiento postal automatizado. La hojita bloque recoge cuatro ejemplares en combinación horizontal, en todos los casos son sellos acifrados para franqueo de correspondencia de primera clase. La hojita tiene un tamaño de 190 x 67 mm, tamaño del sello aislado 37 x 35 mm y se complementa con la firma autógrafa en el margen inferior derecho. Hubo dos matasellos de primer día que se emplearon el 19 de junio de 2012 en Portsmouth y Edimburgo.

 

Referencias