Noticias
Selma Ancira
Ancira: hay que saber escuchar para traducir.
Premio “Tomás Segovia” de traducción literaria para Selma Ancira
Comparte este contenido con tus amigos

Luego de saberse ganadora del Premio de Traducción Literaria “Tomás Segovia”, en su primera edición, la traductora Selma Ancira Berny declaró, con la voz entrecortada por la emoción, que éste es el mejor reconocimiento que le hace México, y que para hacer una buena interpretación de las obras no hay ninguna fórmula, sólo “hay que saber escuchar a los autores”.

En un enlace telefónico con la galardonada y luego de que la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar, y el presidente del jurado, el editor Daniel Divinsky, le comunicaran la noticia por ese medio, la también filóloga externó su agradecimiento al Conaculta y a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), y dijo además sentirse honrada de ganar este premio que la hizo sentir “súper emocionada”.

Sobre todo indicó que este galardón es significativo porque lleva el nombre de Tomás Segovia, alguien a quien admiraba y estimaba y siempre leyó, además de ser el padre de Francisco Segovia, “a quien quiero como a un hermano”.

Ante la pregunta de su concepción sobre la traducción, respondió que no hay fórmula porque cada autor y obra tienen su significado y “el autor te sopla al oído su texto, eso es saber escuchar al autor y saber lo que pide el texto al momento de traducirlo”.

De su preferencia por traducir a los autores rusos y griegos, refirió que desde niña escuchó partes de obras del teatro ruso y la influyeron además los viajes que sus padres, Carlos Ancira y Thelma Berny, hacían a Grecia y Rusia, lo cual señaló como un compendio a lo largo de su vida.

También destacó que cada obra tiene sus dificultades en la traducción “y eso es lo más difícil de cada obra, pero tengo lo suficiente que escuchar para hacer su traducción”.

Indicó que en sus 33 años de traductora, este reconocimiento significa un compromiso para con los lectores, por lo que agradeció al Conaculta y a la FIL, donde recibirá el próximo 25 de noviembre el premio, que consiste en 100 mil dólares.

Por su parte, el editor Daniel Divinsky explicó que luego de tener 42 candidatos a este premio, se decidieron por unanimidad por Selma Ancira con base en que su trabajo, sin hacer uso de localismos, manifiesta el color y la riqueza de escritores rusos como Anton Chejov, Nicolai Gogol, Leon Tolstoi y Alexander Pushkin, además de textos literarios en lengua griega.

El jurado estuvo integrado por Daniel Divinsky, Cecilia García-Huidobro, Felipe Garrido, Fabio Morábito y Angelina Muñiz-Huberman. El premio es otorgado por el Conaculta, el Fondo de Cultura Económica y la FIL Guadalajara, debido a que la traducción es un elemento clave para el desarrollo saludable de la cultura en México, destacó Consuelo Sáizar.

El premio fue creado en memoria del autor Tomás Segovia (1927-2011), quien definía la traducción como “la experiencia más radical de una lengua, por el hecho de estar mirando en dos lenguas a la vez se tiene la doble visión que da tener dos ojos”, expresó Sáizar.

Nacida en México en 1956, Ancira ha traducido, entre otros autores, a Alexander Pushkin, Fiódor Dostoievski, Iván Bunin, Mijaíl Bulgákov y Boris Pasternak, así como a Marina Tsvietáieva, cuya prosa ha traducido en su casi totalidad. En 2011 publicó el libro Paisaje caprichoso, el cual está hecho de sus inquietudes y de sus pasiones, con Tsvietáieva como una constante en esa obra. También ha traducido a autores griegos como Seferis, Ritsos, Kambanelis y María Iordanidu.

Entre los premios que ha recibido se encuentran la Medalla Pushkin en 2008, máximo galardón con el que Rusia condecora a los artistas extranjeros; el XII Premio de Traducción Ángel Crespo en 2009; el Premio de Literatura Marina Tsvietáieva en 2010; el Premio Literario Maximilián Voloshin ese mismo año, y el Premio Nacional de Traducción en 2011, de España.

Fuente: El Universal