Noticias
Príncipes de Asturias entregan Premios Nacionales de Cultura de España
Comparte este contenido con tus amigos
Premios Nacionales de Cultura de España
La ceremonia sirvió para entregar el galardón a ganadores de 2011 y 2012.

Los Príncipes de Asturias presidieron este 20 de febrero en el Palacio de El Pardo, en Madrid, la entrega de los Premios Nacionales de Cultura que entrega cada año el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España. En esta ocasión ha tenido lugar una doble entrega, pues se entregó un total de 53 premios, 27 correspondientes al año 2011 y 26 al año 2012.

El escultor Jaume Plensa donó los 30.000 euros del Premio Nacional de Artes Plásticas 2012 a la Fundación Banco de los Alimentos de Barcelona, cuyo objetivo es luchar contra el hambre más cercana, según informó la citada organización.

El lingüista Francisco Rodríguez Adrados recogió la distinción de manos de doña Letizia, y no pudieron estar presentes algunos galardonados, entre ellos el escritor José Luis Sampedro, de 96 años. La actriz Blanca Portillo, el diseñador de zapatos Manolo Blahnik y el humorista gráfico Andrés Rábago (El Roto) figuran entre los galardonados, junto con el músico Santiago Auserón.

Durante el acto, el príncipe de Asturias reclamó la colaboración de todos para superar la crisis que sufre España, subrayando que, ante estas “graves dificultades”, él mismo y el resto de ciudadanos deben extremar el cumplimiento de su deber y afrontar sus responsabilidades “con la mayor seriedad y rigor”.

Don Felipe advirtió que la actual crisis —con “dramas sociales” como el “altísimo nivel de paro”—, junto a la “urgente” necesidad de superar las dificultades “como sociedad”, requiere “el impulso, la colaboración y el compromiso de todos”.

“En estos momentos de graves dificultades, todos tenemos que extremar el cumplimiento de nuestro deber, afrontar nuestras responsabilidades con la mayor seriedad y rigor y mantener viva la confianza y el espíritu de superación”, proclamó el heredero de la Corona.

El príncipe insistió a continuación: “Nadie está exento en estos momentos de la obligación de aportar lo mejor de sí mismo, como una exigencia cívica de ciudadanos, como un deber con nuestro país, a partir de nuestra libertad”.

Se dirigió, asimismo, a los más de cincuenta galardonados que atendían a sus palabras en el Patio de los Austrias del palacio para ensalzar su “vitalidad, excelencia” y “pasión por crear”, unos valores que, según afirmó, “deben ser fuente de inspiración para el conjunto de la sociedad que lucha y se debate ante los difíciles retos del día a día”.

“Vuestra imaginación, vuestra energía y vuestro espíritu innovador deben proyectarse hacia los más jóvenes que buscan abrirse camino y a todos los que luchan por retomar una estabilidad económica y laboral”, recalcó.

Consciente de sus dificultades, animó además a los creadores a mantener “el buen nombre de España” y “proyectar con fuerza” su prestigio, ya que la cultura “es uno de los grandes activos” del país, “sigue estando al más alto nivel” y contribuye a reforzar la autoestima de los españoles y su imagen internacional en un tiempo que se caracteriza por “la vulnerabilidad de los estereotipos”.

Tras la entrega de los 53 galardones, también intervino el ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, que elogió a los premiados como ejemplo “de que el genio creativo español no se detiene”, sino que, en estos “tiempos difíciles”, se hace “más agudo y combativo” y lucha por “poner su grano de arena” en el edificio cultural.

La continuidad de la cultura como alimento que sacia las inquietudes y anhelos del ser humano “exige un compromiso y una valentía a veces inaudita”, reflexionó Wert, antes de concluir su discurso con estas palabras: “Gracias a todos por crear y reflejar el arte de vuestro tiempo y gracias, sobre todo, por hacerlo con vuestra insobornable libertad”.

En nombre de los galardonados en 2011 dio las gracias el narrador Marcos Giralt, quien pidió al Estado que vele por los cientos de familias “arrojadas con sus enseres a la marginalidad”, tras señalar que reivindicar la importancia de la cultura le da “cierta vergüenza” cuando en España están en cuestión derechos básicos “por la codicia de unos y la complicidad de otros”.

En representación de los premiados en 2012, el periodista Jesús Hermida hizo un alegato a favor de la libertad, salpicado con anécdotas, e hizo votos para que esa libertad “para crear, reformar, renovar y hasta revolucionar” siga vigente “en todas partes: hoy, mañana y siempre”.

Fuente: EFE