Noticias
Lista de cien libros esenciales propuso un congreso en España
Comparte este contenido con tus amigos
Congreso “La Biblioteca de Occidente en contexto hispánico”
“No es un canon de clásicos, es una sugerencia para quienes no han leído estos libros”.

El congreso “La Biblioteca de Occidente en contexto hispánico”, organizado por la Universidad Internacional de La Rioja (Unir), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) y el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua), propuso los libros que deben formar parte de “una biblioteca familiar mínima de calidad máxima”.

El investigador del CSIC y director de este congreso, Miguel Ángel Garrido, detalló en una nota que esta propuesta “no es un canon de clásicos, o de los libros que le gustaría releer a la persona letrada; al contrario, es una sugerencia para quienes no los han leído”.

El evento, que se celebró del 17 al 22 de junio en el CSIC, en Madrid, también contó con una jornada en la sede de Cilengua, en San Millán de la Cogolla.

Un total de 110 hispanistas de 35 nacionalidades debatieron sobre qué libros han de tener el honor de ser conservados en la biblioteca de los hogares cultos en formato papel cuando todos los textos estén accesibles en la comunicación electrónica.

Según Garrido, “por razones de eficacia, estos textos deberán ser relativamente pocos y muy selectos”.

Con el listado elegido, Unir publicará una biblioteca básica en español con los cien libros imprescindibles de la tradición occidental.

Entre ellos, Garrido ha citado La Biblia; La Odisea, de Homero; Tragedias, de Esquilo; Medea, de Eurípides; Edipo Rey, de Sófocles; El banquete, de Platón; La Eneida, de Virgilio; La metamorfosis, de Ovidio, y Vidas paralelas, de Plutarco, entre otras obras clásicas.

A partir del siglo XII, su listado incluye La canción de Roldán y el Poema del Mío Cid; Los milagros de Nuestra Señora, de Gonzalo de Berceo; Los nibelungos; La Divina Comedia, de Dante; El libro de los exemplos del Conde Lucanor, del Infante Don Juan Manuel, y el Libro del Buen Amor, del Arcipreste de Hita.

En el congreso también han seleccionado la obra poética de Jorge Manrique; La celestina, de Fernando de Rojas; Elogio de la locura, de Erasmo; Utopía, de Tomás Moro; las obras poéticas de Garcilaso de la Vega y de fray Luis de León, y Cántico espiritual, de San Juan de la Cruz.

Además, el listado incluye Hamlet, de Shakespeare; Comedias, de Lope de Vega; El Quijote, de Cervantes; Las soledades, de Luis de Góngora; Comedias, autos, loas y entremeses, de Calderón de la Barca; La vida del Buscón, de Quevedo; El paraíso perdido, de Milton, y El avaro, de Molière.

Garrido también ha apostado por Robinson Crusoe, de Daniel Defoe; Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift; Poemas, de Wordsworth; Fausto, de Goethe; Orgullo y prejuicio, de Jane Austen; Don Juan, de Lord Byron; Cuentos, de Edgar Allan Poe, y Rimas, de Gustavo Adolfo Bécquer.

Esta biblioteca cuenta con Cuentos, de Andersen; Cumbres borrascosas, de Emily Brontë; David Copperfield, de Charles Dickens; Moby Dick, de Herman Melville; Crimen y castigo, de Dostoievsky; Guerra y paz, de León Tolstói; Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain; La Regenta, de Clarín, y Cuentos, de Chéjov.

Fuente: EFE