Letras
Tres poemas eróticos

Comparte este contenido con tus amigos

1

Amanecíamos mordisqueados
con arañazos y breves contusiones
en piernas, nalgas, muslos y brazos

El oleaje convulso de los cuerpos
enardecía la madrugada:
nos sosteníamos con dientes,
uñas y cabellos en amarres desenfrenados

 

2

La semilla se abre
en flor fragante y tibia
del rosa hasta el azul...

Mi lengua se entretiene en sus pétalos
con un ritmo de olas y aves
en la anochecida de los muslos

El éxtasis más profundo
es cuando asciende
hacia el perfume de los pechos
que danzan y se enervan
en su propia oscilación

Bajan y suben mis labios
con los suyos
de humedad a humedad

hasta que el alucín
nos hace rodar por la alfombra
fundidos en un solo haz

 

Hotel de paso
(Hora de almuerzo)

Afuera un altavoz anuncia artefactos
de línea blanca
con trasfondo de reggae y reggaetón

Adentro un adagio para violín
de Johann Sebastian Bach
ordena la penumbra de la habitación

Las cortinas doradas de la ventana
sacuden el humillo de hierba
con una danza tenue de peces y dulzor

En la cama los labios de su vulva
besan con ímpetu mi boca

Su clítoris erecto y en éxtasis
salta y regresa enredándose
y enredándose con mi lengua

(del libro Diario del amante, Producciones BBB, San José 2013).