Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Arma letal. El Festival de Poesía de Medellín despliega un arsenal de armas.

Noticias
Los restos de Velázquez. Dos cadáveres hallados en Madrid podrían pertenecer al pintor Diego Velázquez y a su esposa.
Los ministros y la globalización. Los titulares de los ministerios de Cultura de Latinoamérica se reunieron en La Habana y abogaron por aprovechar la tecnología en el desarrollo de nuestras sociedades.
Terminó la feria. Con rumores sobre la manipulación de las listas de los libros más vendidos terminó la 58ª Feria del Libro de Madrid.
La justicia chilena. En una nueva vuelta de tuerca en el caso de la persecución a Alejandra Matus, el poder judicial chileno detuvo a sus editores.
EUA en Caracas. La Feria Internacional del Libro de Caracas, a celebrarse en noviembre, tendrá a Estados Unidos como país invitado.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Folklore argentino. A través de las tradiciones de nuestros pueblos aprendemos a ser más universales.

Artículos y reportajes
Valles de Aragua, la comarca visible. Presentamos dos extactos del último libro del periodista venezolano Alberto Hernández.

Sala de ensayo
La creación de ambientes en la obra de H. P. Lovecraft. La escritora mexicana Lenina Méndez analiza las principales claves de la obra de Lovecraft, a través de su relato "El extraño".

Letras de la
Tierra de Letras

Papeles de Astarot
Pedro Antonio Valdez
Poema de los silencios
Jaime Encinas-Peñaranda
Poemas
Graciela Wencelblat
Todo el peso de la ley
Jorge Majfud
Poemas
Ana María Debali
Poemas
María Luisa Trigos S. Gilbert
Arrinconados
Alberto Sánchez Daza
Poemas
Beatriz Peñaloza
La noche del hastío
Aldo Novelli
Carta a María
Guzmán Bañales
Poemas
Marcos Rodríguez Leija

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 72
21 de junio
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Carta a María

Guzmán Bañales

"No nos vemos:
sólo, en la oscuridad, adivinamos...".
Cyrano de Bergerac, Edmond Rostand.

"Yo, quien separó la luz de las tinieblas, quien todo lo puede y creía ser el dueño del saber, aquí estoy dictando estas palabras, porque ya no tengo paz en mi existencia.

Hago una pausa en este transcurrir infinito y me doy cuenta de que el Hombre sigue siendo mi mejor creación, la más compleja y la más bella, único en sentimientos y virtudes.

Pero desde el principio me llamó la atención, porque si bien estaba hecho a mi imagen y semejanza se mostró tan misterioso e incomprensible que decidí observarlo desde muy cerca. Su conducta a veces era cruel, impredecible, con impulsos e intenciones que yo jamás había imaginado.

Nada lo justificaba en ese devenir errático y cargado de fallas. Fue entonces por la ausencia de respuestas que decidí convertirme en uno para tratar de comprenderlo desde su propia dimensión.

Muchas vidas, muertes y nacimientos transcurrieron antes de encontrar el momento adecuado para dibujar mi huella sobre la tierra; más finalmente elegí, sería al mismo tiempo que mi Hijo, a quien le había encomendado enseñar la Nueva Palabra.

Quise también observarlo a Él durante su andar entre los seres perdidos.

Y tú, mujer, fuiste la elegida para llevarlo en el vientre, amamantarlo y verlo crecer.

Estuve con Él cuando marchó al desierto. Fui la brisa helada que atería sus miembros en las noches, y el sol abrasador que resecaba sus labios en las duras jornadas sobre las rocas. Lastimé su piel y enceguecí su espíritu tentándolo con lo inalcanzable hasta hacerlo sentir el más abandonado de los hombres.

Y así continué hasta el momento en que comprendió finalmente, cuál era su misión. Sólo entonces permití que regresara.

Así como tú tienes el aceite en un ánfora y el vino en una jarra, las metas de su existencia ocuparon el lugar correcto en su mirada.

Al comienzo estuvo solo, andando entre los que nada tenían que perder. Dobló su espalda junto al labrador en la lucha por arrancarle vida a los terrones áridos, golpeó piedras en las canteras y durmió al costado de los caminos.

Nada pedía a cambio de su palabra, no se imponía, viviendo entre iguales y comiendo el mismo pan duro a la luz de un candil.

Así, de a poco fue siendo comprendido y su voz atravesó muros, valles y montañas.

Llegaban de muy lejos para escucharlo, para acompañarlo en ese andar sin metas, sin rumbos y sin descanso.

Yo lo observaba en silencio.

Estuve entre la multitud que iba a lapidar a la adúltera y entre los que lloraban a Lázaro.

El tiempo fue pasando y algo comenzó a cambiar en el espíritu de quienes lo seguían, su palabra estaba adquiriendo importancia.

Inicié entonces una conjura en su contra para desprestigiarlo, para que hasta Él mismo dudara. Pero de alguna manera extraña, quizás siguiendo designios ajenos a los míos, sucedió lo contrario. Con la persecución, su figura más se engrandecía.

Y además el que jamás separara sus labios cuando le preguntaban si era mi Hijo alentó suposiciones fortaleciendo la Fe.

Entonces descubrí que yo estaba dejando de ser el Único. Estos desposeídos que lo miraban como nunca nadie lo había hecho conmigo estaban olvidando quién, en verdad, lo había enviado.

Ante esto me uní en silencio a sus filas. Me hice visible frente a sus ojos como uno más, con las mismas dudas y los mismos deseos de creer.

Él nada notó, salvo cuando nuestras miradas se cruzaban, porque entonces callaba un momento y parecía sumergirse en su memoria en busca de algo; pero sacudiendo la cabeza desistía del intento.

A su lado marché, dormí, hablé y escuché. En sus labios mis principios más complejos se simplificaban, y los secretos ocultos eran ahora comprendidos por el más oscuro sujeto que cruzara nuestro camino.

Día tras día fui sintiendo cómo, en cierta manera, Él valía mucho más, porque en pocos años estaba logrando lo que yo nunca: ...entrar sin dificultad en el espíritu humano y arraigar allí como una simiente, sabiendo que tarde o temprano germinaría dando frutos.

Se nombraba a sí mismo como uno más, igual en las fallas y errores, virtudes y defectos... Y yo estaba cada vez más solo en mi perfección absurda; era el impoluto entre los sucios y por ello el que menos sabía, el que menos entendía.

Pero mientras yo me sentía más disminuido, curiosamente Él no crecía, continuaba siendo igual a quienes lo rodeaban.

Una tarde llegué hasta su lado preguntándole si los hombres éramos más importantes que Dios mismo por ser su creación, o en cambio Él lo era por habernos hecho.

Estábamos ayudando a unos pescadores con sus redes.

Los otros callaron esperando sus palabras.

Sin dejar de trabajar me indicó que mirara hacia el agua.

'¿Qué ves allí?', preguntó.

'Agua'.

'¿Qué más?', preguntó de nuevo.

'Redes'.

'Bueno, muy bien. Y ahora que recogemos las redes vacías, dime otra cosa: ¿Qué hay dentro de ellas?'.

'Pues nada', le respondí.

'Mira mejor'.

'Además del agua, nada'.

'Pues sí', dijo; 'hay agua dentro de la red, agua que se escapa y vuelve a entrar mientras las movemos'.

Calló un momento.

'Dime, ¿dónde está metida la red?', continuó enseguida.

'En el agua', y proseguí su razonamiento. 'El agua está dentro de la red, y la red dentro del agua. Una se mueve, transcurre y se desplaza a través de la otra'.

'Tienes razón', dijo. 'Y ahora que has comprendido, dime: ¿cuál de las dos tiene mayor importancia?'.

'Pues el agua, por supuesto, porque sin ella no habría peces..., pero...', me interrumpí.

'¿Pero qué?', me interrogó, sonriendo.

'Pero..., sin la red nos sería imposible pescarlos y no importaría que estuviesen allí o no'.

'Eso mismo', dijo. 'Cada parte existe en razón de la otra. No vale una más y otra menos, sino que se necesitan. La red sin agua es un manojo de hilos y nudos, y el agua sin red no tiene sentido. El agua envuelve, rodea, dirige y atraviesa a la red, complementándola de una manera indivisible'.

Callé un momento, y por fin pregunté: '¿Qué son entonces los peces?'.

Levantó la mirada de sus manos y sonriendo de nuevo, me respondió: 'El Conocimiento te dará esa respuesta'.

Volví a quedarme en silencio.

Había definido perfectamente el secreto de la relación entre el Universo y Yo.

A partir de ese día lo respeté y comencé a temerle.

Más tarde entramos a Jerusalén.

Las ramas de palma y olivo que ondulaban a su paso eran peor que mil látigos en mi espalda cansada.

Lo había logrado.

Aquellos que nada tenían eran ahora los poseedores de la mayor riqueza. Y todo era su obra, no la mía.

Me sentí como el más insignificante de los seres, sin valor, sin importancia, y con la certeza de que si yo desaparecía para siempre en ese momento, solamente quedaría de mí el recuerdo..., o quizás ni eso.

No podía permitir que mi propio Hijo me hiciera a un lado de aquella manera.

Fui entonces donde Caifás y los otros, susurrando en sus oídos dormidos que aquel hombre venido de Nazareth los quería desplazar del poder para siempre; que era imprescindible hacer algo para evitarlo. Les sugerí que intrigaran frente a Roma, y que lo detuvieran.

Aparecí también ante ellos, a la luz del día, como un renegado ofreciendo entregárselos esa noche de Pascua en el huerto donde descansábamos. Me preguntaron por qué lo hacía, y les dije que no podía permitir que quienes merecían el reconocimiento del pueblo fueran opacados por un pescador, un caminante, un hombre con sandalias.

Rieron y me aclararon que su pregunta se refería al precio de mi villanía. Callé. No supe qué decir.

Uno de ellos me ofreció treinta denarios. Yo bajé la cabeza. Tan poco valía su vida.

Me fui en silencio con la mirada hacia mis pies descalzos.

En la puerta escuché un grito entre las risas, querían saber cómo lo reconocerían. Sin volverme les dije que lo besaría en la mejilla.

¿El resto? Fue un precipitarse de todo.

Llegó la noche y Él se comportaba como si ya supiera lo que iba a suceder. En un momento cruzamos nuestras miradas y me sonrió con una pena profunda que iba más allá de la vida y la muerte. No pude sostener aquello y bajé mi cabeza avergonzado.

En la cena anunció que uno de nosotros lo negaría tres veces antes de que el gallo cantara. Hubo sorpresa.

Luego agregó que otro lo traicionaría. Mayor fue el asombro entre todos, menos para mí que en la penumbra lloraba.

Quizás fui el único a quien aquel trozo de pan le supo a su cuerpo, y el sorbo de vino a su sangre. Todo lo que decía era para mí, el Padre oculto entre los demás, su Creador, su Mentor, su Guía, y quien lo entregaría con un beso.

Cuando llegó el momento, en el huerto, me acerqué lentamente a su lado. Él, sin levantar la cabeza ni abrir los ojos susurró: 'Hazlo ahora... Tu deseo es el mío...'.

Nada dije apoyando mis labios en su mejilla. Entonces Él levantó la vista, me miró a los ojos y dijo, casi sin sorpresa: '¿Tú? ¿Eras tú, entonces?'. Enseguida lo apresaron y se lo llevaron.

Yo huí, horrorizado por la culpa. Fui donde Caifás a rogarle que lo liberara, pero no me recibió, simplemente un criado puso en mis manos la bolsa con los denarios.

Cuando estas palabras sean leídas en tu presencia, yo habré quebrado el mayor de mis principios, volviendo a mi lugar más solo que nunca..., y sin haber comprendido nada.

He sido derrotado para siempre por el único que podía hacerlo: Yo mismo. He destruido al fruto de tu vientre..., he matado a mi Hijo, y esto no tiene explicación.

Si puedes perdonarme, por favor hazlo, porque yo no lo logro.

Nada más tengo que agregar.

Bendita seas por siempre María, entre todas las mujeres.

Judas".


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras