Comparte este contenido con tus amigos
“Danzón”, de María Novaro“Si la música es la vida, el danzón es la alegría”
Danzón: un regalo orgullo de México

Julia es una telefonista en Ciudad de México que divide su vida entre el trabajo, su hija y el danzón, un marco musical que constituye para ella parte de su todo. Cada miércoles, Julia se luce en la pista del “Salón Colonia” del brazo de Carmelo, su pareja de baile. Cuando después de tres noches sin presentarse Carmelo desaparece, la mujer toma la determinación de ir a buscarlo a la ciudad de Veracruz, sin saber que ese viaje cambiará su vida en este pequeño resumen de la gestión fílmica de la productora mexicana María Novaro, que toma al sensual ritmo, el danzón, como armazón musical para destacar en su opinión un nuevo papel en la vida de la mujer mexicana y ese cadencioso ritmo que llegará a México hace 130 años para quedarse.

 

México y Cuba

México tiene una vieja porfía con Cuba sobre la paternidad del danzón.

A diferencia de muchos ritmos y danzas caribeñas el danzón tiene una fecha de nacimiento: Matanzas, Cuba, enero 1, 1879, lugar y día en que el cubano Miguel Faílde debutó lo que se considera el primer danzón: “Las alturas de Simpson”.

Un año después entraba por el puerto de Progreso, por Mérida, por Veracruz y Ciudad de México, desde donde prende a toda la República Mexicana.

 

La mujer mexicana en Julia

Como un suave y refinado instrumento de feminidad en su partitura original el danzón toma en la versión fílmica de la productora Novaro la promoción del popular género musical abriendo nuevamente en México el apetito rítmico de numerosos sitios para bailarlo e interpretarlo; aunque la vida de las mujeres de “danzón” gira alrededor de los hombres el filme se refiere más a los lazos que establecen ellas entre sí que a sus relaciones con los hombres mismos. Para Julia, que considera bailar danzón la más destacada actividad de su vida, la búsqueda de Carmelo y su eventual encuentro con otros personajes del filme, le llevará de nueva cuenta a su feminidad que desmitifica los roles que comúnmente se les atribuyen a la mujer en México donde su papel ha adquirido enorme importancia acentuado con la producción de la película Danzón, el más femenino de todos los filmes mexicanos de todos los tiempos, según los críticos.

Con el regreso de Julia a su pueblo sin haber encontrado a su pareja, en Danzón la mujer cambia esa visión que prudentemente ve la separación de los cuerpos como lo estipulan las reglas originales del baile y con el regreso de Carmelo ese final encuentro de ambos cuerpos y el de una larga mirada que dejan al descubierto sus propios instintos y realidades.

 

Primer Congreso Internacional del Danzón

En los últimos días del mes de marzo de 2009 se celebró en Ciudad de México, en la Plaza Tolsá y en La Ciudadela, lugares donde tradicionalmente se practica el baile, el I Congreso Internacional del Danzón, con la participación de bailarines, cineastas y especialistas originarios de Colombia, Cuba, Holanda, Italia, Venezuela, Guatemala y México. Espectáculo que terminó con una Gran Gala Danzonera en el Gran Forum (Metro Taxqueña) donde intervinieron Acerina y su Danzonera, Tres Generaciones, Dimas, Nueva Danzonera y otras conocidas orquestas e intérpretes del danzón.

Ya se prepara el II Congreso Internacional del Danzón 2010 en México.

El danzón, género que indudablemente perdurará pese a nuestra época cargada de “escándalos” musicales, un ritmo que sobrevivirá a pesar de esa gigantesca oleada de tecnología y globalización.