Comparte este contenido con tus amigos

Pedro AlmodóvarEl regreso de Pedro Almodóvar

En sólo breves días las puertas del famoso Teatro Chino de Hollywood se abrirán para presentar ante la crítica cinematográfica el XIII Festival de Cine Latino de Los Angeles, fecha en la que se estrenará en los Estados Unidos la nueva película del conocido cineasta español Pedro Almodóvar, a quien se dará merecido reconocimiento por su trayectoria fílmica al otorgársele el Premio Gabriel Figueroa.

Su última película, Los abrazos rotos, que compitiera con otras películas españolas, no logró ser seleccionada por la Academia del Cine de España como representante de su país al codiciado Oscar el próximo mes de enero. La Academia española le adjudicó la selección a El baile de la victoria, del cineasta Fernando Trueba, que tiene a Ricardo Darín en el elenco.

Que alguien como Almodóvar, ganador de dos Oscar (Todo sobre mi madre, en el 2000, y Hable con ella, en el 2002), haya sido dejado afuera de la competencia, ha provocado en España un verdadero terremoto de la crítica a favor y en contra de este controversial y genial director fílmico natural de La Mancha, que nos hace recordar aquel también famoso personaje de Don Quijote.

El filme Los abrazos rotos es la más costosa producción dirigida por el director español (18 millones de dólares) y la más extensa (127 minutos) y ambiciosa de su carrera. Él mismo lo explica: “Se trata de una película emocional y romántica donde hay varias historias de amor que se cruzan para hacer más desdichados a sus personajes”.

Su trama sigue el trágico destino de un director fílmico que ha quedado ciego en un trágico accidente. La película, en una estructura fragmentada, mezcla el pasado y el presente donde convergen las vidas de Lena (Penélope Cruz), una aspirante a actriz devenida en secretaría; su amante, Ernesto Martel (José Luis Gómez), un acaudalado empresario obsesionado con ella; el director y guionista (Lluis Homar) que al quedar ciego decide cambiar su identidad; su jefa de producción (Blanca Portillo), y el hijo de ésta, que asiste al cineasta ciego. En medio de la compleja trama aparecen otras historias y referencias cinematográficas. “Reconozco que siempre es complicado ver una película en la que los principales personajes cambian tanto”, declaró Almodóvar a la prensa.

“Los abrazos rotos”, de Pedro AlmodóvarPedro Almodóvar, que es homosexual, comenzó su carrera hacía finales de los años setenta filmando con una cámara súper 8 en días libres de su trabajo en la Telefónica española, donde trabajó por doce años. En aquel entonces presentaría al público sus cortos Dos putas o Historia de amor que termina en boda (1974) y Sexo va: sexo viene (1977), y su primer largometraje en 1978: Folle, folle, folleme, Tim (en inglés: Fu..., Fu..., Fu...me, Tim), una revista melodramática. Desde sus mismos comienzos nunca los caracteres o personajes de sus películas han sido exclusivamente heterosexuales u homosexuales, éstos desempeñan su papel y se identifican en un momento escogido.

Los filmes de Almodóvar presentan en general una nueva e intrigante visión de su propia España en atropelladas sátiras sexuales marcadas con complejas narrativas que emplean melodramas, canciones populares y un irreverente humor, como la de aquella escena de una prostituta que después de una larga noche echa a correr con temor de llegar tarde a la iglesia.

En estos días en que el director manchego cumple 60 años (él se adjudica sólo 58), éste ha mantenido silencio ante las críticas negativas a esta su última producción fílmica. Solo una de sus actrices, Lola Dueñas, ha declarado ante la ausencia del filme entre los seleccionados de la Academia del Cine de España: “Es una tontería que va en contra de todos. Es algo absurdo”; aunque Alex de la Iglesia, presidente de la Academia, en gesto conciliatorio declarase: “En su cumpleaños me hubiera gustado hacer este regalo a Pedro, pero ya tendremos otras ocasiones”.

Aun ante este pequeño revés, Pedro Almodóvar es y será por mucho tiempo el director fílmico más reconocido y de mayor influencia en la cinematografía española desde Luis Buñuel.

¡Honor a quien honor merece..!