Comparte este contenido con tus amigos

Pedro InfantePedro Infante no murió

Admiro todo lo que Reint sabe sobre la cultura mexicana, entiende sus valores y sus ritos, la doble moral y los chistes. Conoce la historia precolombina y la historia reciente, sus héroes y sus traidores. Disfruta del folklore mexicano y dice ser descendiente de Huitzilopochtli, para prueba, su apellido: Huizinga.

Reint canta un bolero de Agustín Lara como puede entonar casi cualquier canción de Timbiriche, conoce a Marco Antonio Solís y se sabe el Himno Nacional. Siempre le ha gustado la música, por eso cuando me topé con el libro de Guadalupe Loaeza La música que llegó para quedarse, pensé que este sería un regalo ideal para Reint.

El librito se quedó en la mesita de noche, esperando pacientemente su turno a ser leído. El momento llegó y Reint comenzó a empaparse de historia de la música de nuestro país. Un buen día regresé a casa y Reint me recibió con un grito inesperado que provocó una enorme carcajada: “¡Pedro Infante no murió!”.

Entré a la recamara para entender tan contundente afirmación, pareciera que Reint estuviera leyendo el titular de TVyNovelas. Resulta que Reint comenzó la lectura del mencionado libro y se topó con el capítulo dedicado a Pedro Infante, intrigado se metió a la Internet para ilustrarse sobre la vida de este ídolo popular. En la red leyó su vida y obra y todas las teorías que giran alrededor de su trágica muerte. Reint se convenció, al igual que muchos mexicanos, de que Pedro Infante no murió en el fatal avionazo.

Este invierno, que invita a quedarse en cama y ver películas, lo dedicaremos a Pedro Infante y a las películas de la “Época de Oro”. Sí, señores, ha nacido un “infantista”.

Yura Luna, Hong Kong
2 de enero de 2011