El poder, triste ropaje de la criatura • Octavio Santana Suárez
Comparte este contenido con tus amigos

 

Sin posibilidad de comentario, la nada.

¿Verdaderamente creaste al hombre? Debió de ser en tus comienzos —apenas un dios menor— y por esa circunstancia atenuante, no me rebelo contra ti, sencillamente denuncio el fracaso de la obra inacabada.