Chino
Pu SunglingPu Sungling
Extrañas minificciones

Introducción

Comparte este contenido con tus amigos

Pu Sungling (1640-1715) fue un escritor y poeta quien vivió a comienzos de la dinastía Ching (1644-1911). Era oriundo de la provincia Shantung, en la China del este, tierra de rica y larga tradición cultural y literaria, patria, entre otros famosos, de Confucio, Mencio y Sunzu.

Desde temprana edad Pu Sungling comenzó a tener renombre literario. Una vez tras otra, rindió exámenes provinciales para ingresar al funcionariado con resultado fallido. No porque no tuviera capacidad y talento, sino debido a la corrupción imperante entre los examinadores. Al final, a los setenta y un años logró ingresar a la Academia Imperial.

Excepto por un corto período, durante su edad madura, cuando estuvo al frente de una oficina gubernamental, el resto del tiempo lo pasó en su comarca natal ejerciendo como maestro privado.

Durante más de diez años se dedicó a escribir su mundialmente famosa colección de cuentos cortos maravillosos Registro de lo extraño durante conversaciones ociosas en un estudio (Liao Chai Chi I). También compuso poemas y canciones en lengua coloquial, pero inferiores en calidad a su obra narrativa.

Pu Sungling utilizaba el seudónimo literario de “El creyente budista de la fuente del sauce” y la gente le llamaba “El señor del estudio para mantener conversaciones ociosas”.

En el párrafo final del Prefacio de su obra, Pu Sungling expresa: “...Me encuentra la medianoche detrás de una vela a punto de extinguirse, escuchando el viento que hiela la mesa y que vocifera fuera de mi apesadumbrada habitación. Aquí reúno mis historias, conservando la irreal ilusión de que puedan ser juzgadas como una prolongación de Las regiones infernales.* Tomando licor, escribiendo, así dejo libre a mi solitaria indignación. Pero, ¡qué congoja resulta el manifestar de esta manera mis sentimientos! ¡Ay! Yo soy como el ave que escapa del frío invernal y no consigue refugio en ningún árbol; como el insecto otoñal que entona su pena a la luna y persigue el calor en la vecindad del establo. ¡Acaso los únicos que me entiendan sean los fantasmas que merodean entre las sombras del bosque!”.

 

(El título que lleva esta breve selección, hecha especialmente para Letralia, no corresponde, por supuesto, a la obra original, sino que él quiere indicar que de la obra mayor sólo se tradujeron algunos de los cuentos más cortos.

Existen varias versiones de la obra de Pu Sungling, con ligeras modificaciones e impresas en diferentes épocas. Algunas vienen ilustradas con bellos xilograbados y poemas alusivos a los cuentos.

Pu Sungling, al final de muchos cuentos, agregaba un comentario que comenzaba por la fórmula “El extraño cronista dice:”).

 


* Las regiones infernales: obra de Liu I-ching, escritor de la dinastía Sung (960-1279), en la cual se recogen historias de espectros.