Especial
Triunfo Arciniegas, un escritor para todos los lectores

Comparte este contenido con tus amigos

El oficio literario no se improvisa, tampoco el empeño de conocer a las mujeres. Triunfo Arciniegas ha sabido perseverar en ambos propósitos y la mejor prueba es este volumen, ganador del X Concurso Nacional de Cuento “Jorge Gaitán Durán”.

Fáciles de leer, no de escribir, las historias que lo componen discurren sin fisuras, limpias en su desarrollo, naturales en sus destinos: el olor de un hombre mayor seduce a Altagracia y la hija del doctor Malaver pierde la inocencia en medio del bosque y del misterio de una mano desmembrada; Martina Prado se ofrece a mostrarle los senos a un narrador adolescente, incluso a dejárselos tocar, si le paga algo; un hombre espera la muerte, como en un cuento de Hemingway, mientras otro alarga la mano asesina hacia el cuello de su amante; dos mujeres se disputan la posesión de Humberto y la agraciada con el amor del profesor de literatura cuenta su historia.

En Mujeres muertas de amor asistimos al gozoso entierro de un payaso y a la búsqueda infructuosa de un impenitente seductor, a la disolución de una familia y a un ejercicio literario lleno de frescura y sobriedad: descripciones precisas, adjetivos necesarios, diálogos afiladísimos, toques de humor que matizan las situaciones y una concepción del género que respeta los cánones tradicionales y apunta al futuro.

Como ya lo demostró en Noticias de la niebla (Universidad de Antioquia, 2002), un conjunto de prosas breves que merece mayor atención por parte de nuestra crítica, Triunfo Arciniegas no sólo convence a niños y jóvenes, su público habitual; es un escritor para todos los lectores, y este libro lo refrenda.

Lea también: